Política

Casado, ante Feijóo: "Nadie nos tiene que llevar a la moderación. Siempre hemos estado en ella"

logo
Casado, ante Feijóo: "Nadie nos tiene que llevar a la moderación. Siempre hemos estado en ella"

El líder del PP, Pablo Casado, junto al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP. EFE

Resumen:

Alto y claro, el presidente del PP ha zanjado el debate en torno a las dos almas en liza dentro del partido, y ha afirmado, en relación a las voces que piden extrapolar el ‘modelo Feijóo’ a la arena nacional, que «nadie nos tiene que llevar a la moderación porque siempre hemos estado en ella».

Con todo, en el discurso ante los principales líderes del partido, incluidos los barones y el propio Feijóo, Casado ha recogido el guante de la moderación del barón gallego, que ha arrasado en las elecciones de este domingo encadenando su cuarta mayoría absoluta, aceptando «ensanchar el partido hacia el centro» frente a la «radicalidad» en la que ha derivado el voto de la izquierda.

No obstante, Casado sí ha querido mandar un mensaje al presidente de la Xunta -que a las puertas de Génova, antes del cónclave, pedía un PP «templado» y «centrado» como fórmula de éxito- asegurando que el partido que él preside ejercerá «una oposición firme y moderada en el tono, pero contundente en el contenido».

El presidente del PP sí ha querido reconocer la victoria sin precedentes del líder gallego, fruto de «una gestión brillante» que se ha convertido en «nuestro mejor aval para llegar cuanto antes al Gobierno de España».

El PP ha reunido este miércoles a su Comité Ejecutivo Nacional con el foco puesto en el debate sobre el rumbo del partido después de que los resultados de las autonómicas en Galicia y País Vasco avalasen la política de la moderación que representa Núñez Feijóo por encima de los postulados que profesan los sectores de la llamada ‘ala dura’ del partido, identificados con Carlos Iturgaiz.

Desde que se conociesen los resultados el pasado domingo, en el partido han pasado de puntillas sobre la derrota de la coalición con Ciudadanos en Euskadi -donde han logrado cinco de los nueve escaños que obtuvo Alfonso Alonso en 2016-, mientras que se ha defendido con ahínco el ‘modelo Feijóo’ como única vía, aseguran, para «llegar a la Moncloa». «No hay un PP de Feijóo y un PP de Casado», afirmaban dirigentes como el líder de la formación en Castilla-La Mancha, Paco Núñez, a las puertas de Génova, 13. «Hay un único Partido Popular, el modelo de partido es el modelo de Casado, en el que confiamos todos y el que refuerzan las encuestas. Un partido ganador», sentenciaba Andrea Levy, en relación a la encuesta de GAD3 publicada en ABC en que por primera vez el PP supera en escaños al PSOE en unas hipotéticas elecciones generales.

Feijóo avisa en Génova: con un PP «templado» y «centrado», el populismo «sale» del Congreso

Pero si hay alguien que ha acaparado todos los focos este miércoles ese ha sido Alberto Núñez Feijóo que, en pleno debate sobre las dos almas del PP -que sin duda saldrá a colación en el gran cónclave popular-, ha reivindicado el triunfo de la política «de principios» que ha arrasado en Galicia y ha advertido que «estas elecciones dejan atrás el populismo, de un lado y de otro». «Hemos dicho ‘no’ a la política frívola, a la política del tuit y a la política de los extremos», añadía el presidente de la Xunta, en referencia a la ausencia de Vox y al batacazo de Podemos y las Mareas en el Parlamento gallego. «Y no me resignaré hasta ver cómo sale el populismo también del Congreso de los Diputados y cómo se recompone el centroderecha en España», zanjaba, sin medias tintas.

El barón de barones ha descrito además cómo debe ser la fórmula del éxito para que el PP triunfe también a nivel nacional y que el ‘modelo Feijóo’, «que es un modelo para Galicia» pueda extrapolarse en unas futuras elecciones generales. Y el PP tendrá «un gran futuro si seguimos insistiendo en nuestros principios, en ser un partido centrado y templado». Si se abraza esta línea, continuaba, «daremos el mejor servicio posible a España y a los españoles».

Tensión en el cónclave

El primero en intervenir en el cónclave ha sido Carlos Iturgaiz, quien ha reconocido ante los barones que, aunque su resultado «ha sido malo», «lo peor han sido los resultados de Bildu», al tiempo que ha achacado los resultados de su coalición con Ciudadanos a la alta abstención, que «nos ha pasado factura».

Quien no ha intervenido en el cónclave, según fuentes presentes en la reunión, ha sido la presidenta interina del PP vasco, Amaya Fernández, quien sí ha hablado a su llegada a la sede del partido en Madrid instando a Iturgaiz que hay que «dejarse de excusas y autocomplacencia» ante un resultado malo en País Vasco, al tiempo que hacía un llamamiento a recuperar el «espíritu» del partido, en un órdago velado a la candidatura impuesta desde Génova de Carlos Iturgaiz en detrimento de Alfonso Alonso.

Según apuntan fuentes presentes en la reunión, Feijóo se ha dirigido a todos sus compañeros para celebrar un resultado que considera «colectivo», y ha elogiado la gestión de Casado y la capacidad de la formación de «seguir siendo el principal partido de España».

Por su parte, la portavoz parlamentaria del PP ha participado también en la reunión y ha reivindicado la labor de oposición del partido y la necesidad de «no callar» ante «todo lo que hace mal el Gobierno» y haciendo un llamamiento a dirigentes nacionales y regionales a «no definir una alternativa desde el miedo».

El modelo que defiende Feijóo y el que representa, entre otros, Cayetana Álvarez de Toledo son las dos almas en conflicto dentro del partido, una moderada y la otra afín a la sección conservadora. Y en más de una ocasión, ambos dirigentes han protagonizado algún rifirrafe. El más destacado se produjo cuando la portavoz parlamentaria tildó a Iglesias de ser el «hijo de un terrorista», un tono que no compartió Feijóo, quien criticó abiertamente el «error» de caer en el discurso de la «crispación». «A mi tampoco me gustan algunas de sus intervenciones», respondió al poco tiempo la dirigente.

Comentar ()