El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una carta dirigida a la militancia socialista tres días después de la salida del rey emérito de España, defiende la Monarquía y el Pacto Constitucional al subrayar que «una conducta irregular compromete a su responsable, no a la institución».

Y la monarquía parlamentaria -añade-, dentro de ese Pacto Constitucional, es un elemento más «no todo el pacto, todo el pacto es la Constitución y no se puede trocear y seleccionar a capricho».

«Somos leales a la Constitución; a toda, de principio a fin. Y la defenderemos a las duras y a las maduras», deja claro en la misiva.

Recuerda que «no se juzga a las instituciones, sino a las personas», un principio que rige para los agentes sociales, los partidos, gobiernos autonómicos y el gobierno de la nación.

Y en este sentido, afirma que España necesita «instituciones robustas», dotadas «de la fuerza que procede de la ejemplaridad» y subraya  que todo responsable público debe rendir cuentas de su conducta «y así sucederá sin excepciones» al referirse a Juan Carlos I, cuyo paradero sigue sin conocerse.

Además, señala que el PSOE «se siente plenamente comprometido con el pacto constitucional en todos sus términos y extremos», al asegurar que la Constitución «no fue una cesión ni una concesión» y advirtiendo a las bases que el peor error que pueden cometer «es regalar a los conservadores la exclusividad del legado constitucional».

En la misiva, donde hace balance de los siete meses de recorrido del Ejecutivo, condicionados por la pandemia del Covid y sus graves consecuencias sanitarias, económicas y sociales, Sánchez no hace referencia alguna a Podemos, su socio de gobierno, ni tampoco a la marcha de la coalición.

Únicamente apunta que «este gobierno de coalición progresista se desvivió para salvar vidas, también para salvar empleos y para salvar empresas».

Ya de cara al futuro inmediato y una vez que la reactivación «empieza a reflejarse en las cifras de empleo y de actividad económica», según Sánchez, previene sobre la «tarea colosal de la reconstrucción» que hay que afrontar.

Para ello, apela a la unidad y asegura que el PSOE trabajará para alcanzar esa unidad «con todas las fuerzas políticas dispuestas a arrimar el hombro para aprobar los presupuestos de la recuperación», cuyo proyecto está previsto que el Ejecutivo presente en septiembre.EFE