El presidente catalán, Quim Torra, ha alertado del riesgo de que la gestión de la pandemia se convierta en «un objetivo único político» y ha reivindicado la independencia como «más necesaria y más urgente que nunca», aunque para «ganar» hay que «arriesgar»: «Si no confrontamos no avanzaremos», ha avisado.

En su discurso en la clausura de la 52 edición de la Universitat Catalana d’Estiu (UCE), que se ha celebrado en la localidad francesa de Prada de Conflent bajo el título «Construir el país en libertad», el presidente de la Generalitat ha abogado por «tomar otra vez la iniciativa».

«No podemos, de ninguna manera, relegar esta idea de la lucha por la soberanía de los catalanes. Por eso debemos tomar otra vez la iniciativa», ha aseverado.

Torra ha afirmado que «no hay ninguna batalla pequeña en la lucha por los derechos fundamentales» y que hay que ir a «cualquier batalla» para «poner en cuestión a un Estado que justamente tiene el punto débil aquí, en el respeto a los derechos fundamentales de los ciudadanos, empezando por el más esencial: el derecho colectivo de los ciudadanos a decidir libremente su futuro».

«Nos hace falta arriesgar para ganar. Si no hacemos nada no avanzaremos. Si no confrontamos no avanzaremos. Y quieren todo lo contrario, quieren que nos autocensuremos, quieren que nos acobardemos, que temamos, quieren que esquivemos la represión, quieren que el miedo acabe realmente siendo lo que motive las decisiones políticas. Yo no lo haré nunca, porque para mí sería lo mismo que dejarlo estar», ha apuntado.

El presidente de la Generalitat ha advertido de que la independencia es «imposible» sin una «estrategia compartida» entre los partidos que la defienden.

«Por eso nos quieren divididos, por eso nos quieren discutidos y por eso nos quieren descabezados con los liderazgos, y yo los reivindico, los reivindico todos», ha subrayado, según recoge Efe.

Asimismo, Torra ha reconocido que hace falta «por parte de todo el mundo» lo que considera una «autocrítica necesaria, incluso las disculpas necesarias a toda la ciudadanía por estos momentos absolutamente incomprensibles para mucha gente».

Unos episodios de división del independentismo que Torra ha admitido que no se esperaba ver como presidente «en medio de cárceles y exilio».

«Me ha costado entender algunas reacciones de los partido políticos porque piensas, bien si hemos llegado hasta aquí, hemos hecho el 1-O, nos encontramos con prisión, exilio y represión, esto es tan grave como para que todo el resto no sean motivos que nos intenten entorpecer este avanzar conjuntamente. A veces nos hemos entorpecido y nos hemos encallado en temas absolutamente menores», ha lamentado.

A pesar de ello, Torra ha insistido en que Cataluña tiene «una obligación moral y cívica de desobedecer leyes injustas y de obedecer su soberanía, y que sea la soberanía el principio rector del cambio». «La independencia la conseguiremos ejerciéndola», ha sostenido.