Cataluña | España | Política

Torra cuestiona la manifestación de la Diada y no descarta recurrir al estado de alarma

El presidente catalán da por descontada su inhabilitación este otoño y avisa: "he desobedecido dos veces y no creo que sea la última vez que lo haga"

Quim Torra, entrevistado en TV3 Rubén Moreno

Quim Torra ha abierto hoy el curso político en TV3 poniendo de nuevo la pandemia del coronavirus como prioridad de su gestión, hasta el punto de cuestionar la convocatoria de la manifestación de la Diada que ha formalizado ya la Asamblea Nacional Catalana (ANC), y reconociendo que no descarta recurrir al estado de alarma o a la ayuda del Ejército ofrecidos por Pedro Sánchez si los contagios siguen creciendo. Una predisposición que no ha evitado que Torra mantuviera firme su particular pulso con el Estado y, en especial, la Justicia.

El president ha dado por descontada su inhabilitación y ha asegurado que «seguirá desobedeciendo«, al tiempo que se negaba a avanzar la fecha de las elecciones autonómicas y advertía contra cualquier intento de nombrar a otro presidente de la Generalitat por parte de JxCat y Esquerra para agotar la legislatura. «No lo entendería», ha asegurado.

«Estoy muy de acuerdo con el tuit del doctor Padrós», ha asegurado Torra preguntado por las reticencias del presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, a la celebración de las manifestaciones de la Diada, que el Govern ha librado de la prohibición de reuniones de más de 10 personas decretada en Cataluña. Padrós, tradicionalmente alineado con Convergencia y ahora con JxCat, que apoyó y tuteló la «huelga de hambre» de los condenados por el 1-O, se manifiesta así por primera vez en contra de los criterios del Govern.

«En este país se garantiza el derecho de manifestación, la política de esta Govern es garantizar todos los derechos», ha defendido Torra. «Pero en estos momentos, con un riesgo de rebrote a 200, hay que reclamar la máxima responsabilidad, evitar aglomeraciones, hacer las cosas con creatividad y con rigor, como la ANC sabe». De este modo, el presidente catalán ha evitado hablar de prohibición de manifestaciones pero si ha mostrado su incomodidad ante las convocatorias físicas de la entidad que preside Elisenda Paluzie, que ya ha empezado a convocar a sus fieles a rodear todos los edificios que representan instituciones del Estado en Cataluña, desde las delegaciones de Hacienda a las universidades.

En este contexto, Torra ha reconocido además que no descarta utilizar el estado de alarma autonómico ofrecido por el presidente del Gobierno como alternativa a las comunidades, aunque ha asegurado que esa opción no está de momento sobre la mesa. «El confinamiento perimetral para todo el país requiere el estado de alarma», ha apuntado Torra.

«Podríamos llegar a necesitarlo. No descarto nada, tampoco descarto pedir personal del Ejército si hace falta», ha añadido. Durante la primera oleada tanto Torra como el resto del gobierno catalán arremetieron reiteradamente contra la gestion del estado de alarma -que JxCat y ERC rechazaron en el Congreso- y el recurso al apoyo del Ejército, que sí aceptaron varios ayuntamientos catalanes.

Conferencia de presidentes

Torra ha confirmado además su intención de asistir, telemáticamente, a la próxima conferencia de presidentes autonómicos, tras haber sido el único que plantó a Pedro Sánchez y el Rey el pasado julio en La Rioja. «Quiero ir a escuchar a Sánchez y lo que tienen que decir los otros presidentes de otros territorios, saber qué decisiones toman», ha asegurado el presidente catalán, que anunciado además que esta semana se ha emplazado con Sánchez para hablar por teléfono sobre la gestión de la pandemia.

Cuestión a parte es la Mesa de Diálogo, que Esquerra ha vuelto a poner sobre la mesa en los últimos días, pese a la oposición de JxCat. En este sentido, Torra ha dejado claro que sólo aceptará una mes «para negociar el derecho a la autodeterminación» es decir, «las condiciones y la fecha de un referéndum de independencia», así como «las condiciones y la fecha» para aprobar una ley de amnistía para los condenados por el 1-O.

Volver a desobedecer

Respecto a la inminente confirmación de su inhabilitación como presidente autonómico -el próximo 17 de septiembre debe comparecer ante el Tribunal Supremo, que verá su recurso contra la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña- Torra ha dado por descontada la confirmación de la condena, pero ha asegurado que «volverá a desobedecer» a la justicia.

«No espero ninguna otra decisión que no sea mi inhabilitación, de la justicia española ya no espero nada», ha asegurado, añadiendo que «he desobedecido dos veces y no creo que sea la última vez que lo haga». En este contexto, Torra se ha referido además a la convocatoria de elecciones autonómicas, que lleva posponiendo desde que el pasado enero dio por agotada la legislatura ante las constantes crisis de gobierno con sus socios de ESquerra.

Se esperaba que el presidente catalán convocara elecciones para este otoño, pero ese calendario choca con los intereses del nuevo partido de Carles Puigdemont, por lo que Torra ha pospuesto la convocatoria escudándose en la pandemia. «A mi no me marca el calendario las decisiones de un tribunal español», ha argumentado el president para defender su negativa a cerrar una fecha electoral antes de que se confirme su inhabilitación.

Una advertencia que, junto a su anuncio de nuevas desobediencias y su rechazo a que otro dirigente independentista le sustituya al frente de la Generalitat para agotar la legislatura, hace prever un nuevo choque con la justicia por la convocatoria electoral.

Comentar ()