El comisario jubilado y en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, ha enviado una carta al juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, en la que pide declarar «ya» sobre la nueva grabación de una reunión que mantuvo con la examante del rey emérito, Corinna Larsen, en octubre de 2016 que ha motivado la imputación de ambos por un presunto delito de cohecho y la reapertura de la pieza Carol del caso Tándem.

En la carta, a la que ha tenido acceso El Independiente, Villarejo atribuye la urgencia de su declaración a haber recibido en prisión una «oferta si desvelo unas supuestas estructuras bancarias de los Emiratos que están convencidos que conozco». Según el comisario, en esa oferta cuyo emisario no aclara le trasladaron que «con mi testimonio podrían imputar al Rey emérito y justificar así su viaje a Abu Dhabi». Según afirma en su misiva, ve importante contarle al instructor del caso Tándem el detalle de dicho ofrecimiento antes de hacerlo en el juicio por presuntas calumnias y denuncia falsa del próximo 18 de septiembre en el que se enfrenta a dos años de prisión por afirmar en una entrevista en televisión que el exdirector del CNI, Félix Sanz Roldán, amenazó a Larsen para que callara sobre lo que sabía de Juan Carlos I.

El juez García-Castellón citó a Larsen y Villarejo como investigados por encargar la empresaria, presuntamente, al comisario un trabajo de seguimiento y espionaje a su asistente, de la que sospechaba que estuviera filtrando datos personales suyos. El instructor ha aplazado la declaración de Larsen al 28 de septiembre, como pidió su defensa, y también la de Villarejo. En su carta, el comisario se queja del aplazamiento y carga contra el instructor de la Audiencia Nacional por abrir la investigación por cohecho a ambos recuperando la pieza Carol cerrada por su antecesor en el Juzgado Central de Instrucción 6, Diego de Egea.

«Prefabricada acusación para presionar a Larsen»

«Que la señora Larsen me comente su indignación al conocer que su empleada de hogar es invitada a comer por el jefe del estado y por el director del CNI, más que reproche penal merecería sentir hilaridad por la patética maniobra empleada por nuestros servicios secretos para conocer supuestos escarceos de una amante real», afirma el comisario en su escrito.

Villarejo acusa al juez de utilizar políticamente la macrocausa Tándem y también de «prefabricar» una acusación contra Corinna Larsen para favorecer a Sanz Roldán: «Y, aunque ya nada me sorprende, de las jugarretas que viene realizando, veo con estupor como se han saltado todas las barreras imputando a la Sra. Larsen por una tramposa y prefabricada acusación para presionarla a la hora de testificar en el juicio del 18 de septiembre», se puede leer en su carta con fecha de 29 de agosto.