Política

El consejero de Justicia corrige ahora al viceconsejero de Sanidad: “No habrá confinamiento" en Madrid

El 'número dos' de Salud Pública, Antonio Zapatero, afirmó ayer que el Gobierno ejecutaría "confinamientos selectivos" a partir de este fin de semana

logo
El consejero de Justicia corrige ahora al viceconsejero de Sanidad: “No habrá confinamiento" en Madrid

El viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19 de Madrid, Antonio Zapatero. EP

Resumen:

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid, el popular Enrique López, ha corregido este jueves al viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, al asegurar en una entrevista para Onda Cero que «no habrá confinamiento» en la región. Lo que se barajan son más bien «restricciones a la movilidad» en las zonas con mayor incidencia del virus que no afectarán, por ejemplo, a ir a trabajar.

López ha recordado que el Gobierno de la Comunidad de Madrid no tiene instrumentos suficientes como para encerrar a los ciudadanos en sus domicilios como se hizo durante el estado de alarma, y ha lamentado las declaraciones de ayer del viceconsejero de Sanidad porque, a su juicio, la palabra «confinamiento» genera un alarma innecesaria.

Ya en la tarde del miércoles y en una entrevista para Cadena Ser, el titular de Justicia pedía también disculpas en nombre de Antonio Zapatero a la ciudadanía por utilizar un término que «asusta» y que «hace a todos volver a pensar en la situación de marzo o abril».

El caos y la incertidumbre han sido una constante en Madrid desde que el número dos de la Consejería de Sanidad de la región, Antonio Zapatero, abriese a primera hora del miércoles la caja de truenos y anunciase que el ejecutivo madrileño pondría en marcha «confinamientos selectivos» a partir de este fin de semana, una «medida drástica» que afectaría a barrios como Puente de Vallecas, Usera y Carabanchel; y municipios como Parla, Humanes, Fuenlabrada, Getafe o Alcobendas, donde la evolución de la pandemia es más preocupante. Y lo hizo sin que la medida, que según fuentes oficiales formaba parte de uno de los múltiples escenarios que se estaban estudiando aplicar en la Comunidad de Madrid, estuviese cerrada. Ni si quiera se había tratado aún en el Consejo de Gobierno.

Ayuso se enteró por Whatsapp

El anuncio llegó por sorpresa a prácticamente todo el ejecutivo madrileño que desconocía las intenciones de Zapatero de hacer pública una posición que aún no se había discutido y que, en todo caso, debía conocerse este viernes, cuando está previsto que el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, desgrane el nuevo paquete de medidas antiCovid previsto en el marco de la revisión quincenal de la orden de la llamada Operación Retorno, que debía actualizarse en períodos de dos semanas en función de la evolución epidemiológica.

La única que, según el viceconsejero de Sanidad, tenía conocimiento del asunto era la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, que se habría enterado por Whatsapp de una de las medidas más importantes en meses de pandemia. «Le comuniqué por Whatsapp las medidas que iba a tomar (…). La presidenta apoya siempre cualquier medida que vaya en el sentido de proteger la salud de los ciudadanos, por tanto entiendo que esta medida la apoya de forma determinante», afirmaba Zapatero.

Caos… y silencio

El capítulo que se vivió ayer en el seno del Gobierno de la Comunidad de Madrid encendió acaloradas críticas por un desastre comunicativo que dejó a miles de madrileños con la incertidumbre de si este fin de semana quedarían o no confinados en sus casas y la falta de concreción y de explicaciones por parte del ejecutivo ante un anuncio de estas características. Fuentes gubernamentales insistían en privado que no sería hasta el viernes cuando se trasladarían todos los detalles del nuevo paquete de medidas y se aclararía si habría o no confinamiento.

Ningún portavoz ni cargo desmintió al viceconsejero. Desde el entorno de la presidenta rebajaron el anuncio de Zapatero, pero dejaron en el aire la posibilidad de una nueva cuarentena en algunas poblaciones madrileñas. La rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno quedó también cancelada. Y aunque aseguran que «no hubo bronca» con el número dos de Sanidad, sí le responsabilizan a él del caos comunicativo por «precipitarse» en el anuncio.

Según adelantó ayer El Confidencial, la Comunidad de Madrid habría consultado ya a sus servicios jurídicos para comprobar de qué herramientas dispone para limitar la movilidad de parte de la población, aunque no se plantea prohibir, por ejemplo, «ir al trabajo o llevar a los niños al colegio», como ha afirmado Enrique López. También está encima de la mesa la ampliación de camas UCI -la presión hospitalaria en estas unidades se eleva ya al 40%-; la mayor reducción de aforos en la hostelería o la limitación del número de presentes en reuniones sociales en el ámbito público y privado, de 10 a seis personas.

Comentar ()