Política | Tribunales León

Una jueza interviene en la disputa de unos padres por escolarizar al hijo pese al Covid

Resuelve que el derecho a la educación es del niño de 5 años que va al colegio "a socializarse más que a aprender y eso no puede hacerse con la madre y los abuelos maternos" en casa, tampoco exentos de contagiarse

EFE/Raquel Manzanares

La crisis del coronavirus también enfrenta a familias. Unos padres de León, incapaces de resolver las diferencias entre ambos por si el hijo de cinco años debe ir o no al colegio ante el miedo de que se contagie por coronavirus, llevaron la disputa a un juzgado de familia.

La magistrada del Juzgado de Primera Instancia número 10 de León, Mónica Ramírez, celebró una vista con la presencia de ambos y de un representante de la Fiscalía para resolver el desacuerdo en el ejercicio de la patria potestad.

El padre, que sí quería que fuera a clase, es profesor en el centro donde está escolarizado el niño. La madre, que quería que se quedara en casa, es profesora en otro colegio y «cuenta con el apoyo de los abuelos maternos (la abuela materna regenta un local de hostelería bar-tienda de pueblo que ha estado abierto este verano)», se recoge en el auto del pasado 10 de septiembre con el que la magistrada zanjó la disputa. La madre quería que el niño se quedara con los abuelos maternos.

El niño ha estado socializado en verano, ha participado en cumpleaños y reuniones familiares

Tras analizar las circunstancias del niño -«de 5 años, sociable y sano (sin problemas médicos) que ha estado socializado en verano, ha estado en contacto con sus primos y se ha relacionado con familiares de Madrid y Barcelona, participando en cumpleaños y reuniones familiares»- y las de su colegio -«las autoridades de Sanidad y Educación han establecido unos protocolos que en este caso se cumplen»-, la magistrada dio la razón al padre. Lo argumentó, coincidiendo con la Fiscalía, de la siguiente manera:

«Actúa en interés del menor que la decisión ha de atribuirse al padre. El derecho a la educación es del menor, no del padre ni de la madre. Un niño a esa edad más que aprender va al colegio a socializarse y eso no puede hacerse con la madre y los abuelos maternos, los cuales atendiendo a las circunstancias expuestas no están exentos del riesgo de contagio de la enfermedad».

Para tomar la decisión, la jueza también tuvo en cuenta que «en estos momentos no se puede vislumbrar la duración de esta situación (del Covid-19), pero puede alargarse uno o dos años».

Criterio de la Fiscalía sobre la abstención

La primera semana de septiembre, el fiscal de Sala de Menores hizo público el criterio para unificar las actuaciones respecto al absentismo escolar. El Ministerio Público avisó de que iniciará diligencias penales de investigación «contra los padres o tutores que presuntamente hayan infringido los deberes inherentes a la patria potestad en este ámbito».

Especificó que esa investigación fiscal se iniciará únicamente «en aquellos casos que carezcan de justificación clara y terminante para la exención, aun temporal, del deber de asistencia presencial del alumnado». También que los colegios deben avisar a las Comisiones Locales o Provinciales de absentismo si detectan casos y que éstas deberán remitir copia de sus expedientes a la Fiscalía «sólo en los casos de repetida y no justificada asistencia a clase».

Comentar ()