España | Política

El ministro de Justicia admite ahora que la ausencia del Rey en Barcelona fue por razones de "convivencia"

Juan Carlos Campo afirma que la cercanía de la sentencia del Supremo contra Torra y el aniversario del 1-O eran suficientes para aplazar la entrega de despachos a jueces

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha afirmado este lunes que la decisión del Gobierno de que el Rey no asistiera a la entrega de despachos de jueces en Barcelona el pasado viernes respondió a «razones de convivencia» ante la «inminencia de la sentencia y la cercanía del 1 de octubre». Se refería así a la sentencia del Tribunal Supremo contra Quim Torra que previsiblemente emitirá este mismo lunes el alto tribunal y que supondrá la inhabilitación del presidente catalán y el aniversario del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Campo ofrecía finalmente los motivos que el resto de grupos políticos y el Poder Judicial han exigido al Gobierno que explicara y que le llevaron a vetar la presencia del Jefe del Estado en uno de los dos actos anuales más importantes para la carrera judicial. En un primer momento se habló de razones de seguridad. El ministro de Justicia pidió la semana pasada «normalizar» la ausencia del Rey y, este lunes, durante una entrevista en Radio Nacional de España, ha afirmado que el acto en Barcelona debería haber sido aplazado.

«Un CGPJ en descomposición»

«Pedimos a Lesmes que aplazase la convocatoria y no lo hizo», ha dicho en referencia al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes. En tono de reproche, Campo ha considerado que «el Consejo tiene que medir sus actos porque tienen incidencia», así como ha dicho que no debería tomar decisiones un «Consejo que está en descomposición porque hace dos años que tuvo que ser renovado». Campo también ha deseado que el órgano de Gobierno de los jueces deje de hacer nombramientos mientras no haya una renovación que debe facilitar el Gobierno y el principal partido de la oposición, el Partido Popular, que parece cada vez más lejano.

En este sentido, también ha criticado que el acuerdo entre PSOE y PP para la renovación del CGPJ y el Tribunal Constitucional «estaba cerrado y el señor Casado ha tenido a bien no hacerlo, estropeando el reloj de la democracia».

Comentar ()