«Donald Trump hará América grande una y otra vez». El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha aceptado la nominación a la reelección con un discurso en defensa de su jefe, quien es una garantía, a su juicio, de que Estados Unidos será un país seguro que no caerá «en la oscura senda del socialismo». Ha presentado al candidato demócrata, Joe Biden, como el adalid de la izquierda radical.

«El presidente Trump ha colocado nuestra nación en le camino de la libertad y las oportunidades desde el primer día de su mandato. Pero con Joe Biden América caería en la senda del socialismo y el declive», ha dicho Mike Pence.

El mensaje del peligro que representan los demócratas, a quienes asocian con el socialismo de chavistas o castristas, será uno de los más repetidos en la campaña electoral, como ha quedado comprobado en la Convención Nacional Republicana, que concluye este jueves con el discurso de Donald Trump.

«Cuidado, que vienen los rojos», será un leit motiv de los republicanos. Sin embargo, tanto Biden como su número dos, Kamala Harris, representan a los más moderados dentro del Partido Republicano. De hecho, Harris fue fiscal general del Estado en California, la representación de la ley y el orden.

Joe Biden ha destacado cómo Joe Biden es, según su agenda, «el caballo de Troya de la izquierda radical». Según Mike Pence, lo que está en juego en las elecciones es «no es si somos demócratas o republicanos, sino si América sigue siendo América, o se transforma en otra cosa». Mike Pence dice que en la papeleta está la economía y la recuperación, no la democracia.

Evangélico militante, Mike Pence, a cargo de la lucha contra la pandemia del coronavirus, se ha referido a que Estados Unidos es el país de los «milagros» en respuesta al candidato demócrata que advirtió a Trump que no confiara en los milagros para superar la crisis en la que está inmerso el país por la propagación del Covid-19. Estados Unidos es el país con mayor número de casos, más de 5,8 millones, y de muertes, a punto de superar los 180.000, según la Universidad Johns Hopkins.

Lo que Joe no parece entender es que América es una nación de milagros y nosotros conseguiremos la primera vacuna segura antes de fin de año», dice Pence

«Lo que Joe no parece entender es que América es una nación de milagros y nosotros estamos en cabeza para conseguir la primera vacuna segura y efectiva contra el coronavirus antes de fin de año», ha dicho Pence. Trump está presionando para que ya haya vacuna antes de las elecciones del 3 de noviembre.

La incorporación de Pence a la fórmula electoral en 2016 fue un guiño muy efectivo a la comunidad evangélica en Estados Unidos. Es un buen complemento a Donald Trump, que hace cuatro años sobre todo era conocido por su participación en un reality, The Apprentice.

Pence ha insistido en la idea del peligro rojo que acecha y en dibujar a Biden como una garantía para el caos. «La dura realidad es que no estaréis seguros en la América de Joe Biden». Ha repetido otra idea que ya han difundido otros participantes en la Convención Nacional Republicana: los demócratas quieren quitar fondos a la policía y reformarla. Joe Biden se ha referido a las reformas necesarias tras los abusos del caso George Floyd y el reciente en Wisconsin, pero no defiende que se quiten fondos.

Sin mencionar a Jacob Blake

También ha aludido el vicepresidente, que ha hablado desde Fort McHenry en Baltimore, a la violencia desencadenada en Kenosha, Wisconsin, tras el ataque a Jacob Blake, un afroamericano a quien un policía atizó siete disparos por la espalda ante sus tres hijos pequeños.

«La violencia debe parar, en Minneapolis, Portland o Kenosha. Tenderemos ley y orden en las calles de nuestro país para todos los americanos sea cual sea su raza, credo o color», ha dicho el vicepresidente, quien no ha mencionado por su nombre a Jacob Blake, que se debate entre la vida y la muerte.

Las protestas se han intensificado esta noche en Wisconsin tras la muerte de otras dos personas por disparos de un grupo de racistas que ha intervenido para reprimir las protestas. Un joven de 17 años ha sido arrestado como sospechoso de haber sido autor de los disparos, según la CNN.

Quienes han reaccionado al ataque contra Blake han sido los jugadores de la NBA, quienes han protagonizado un hecho histórico: han parado para denunciar la brutalidad policial. Orlando Magic y Milwaukee Bucks suspendieron su encuentro y a ellos se sumaron los demás equipos.

El demócrata Joe Biden se ha hecho eco en su cuenta de Twitter del gesto de los jugadores y ha aludido a la necesidad de liderazgo moral en un momento crítico como el que vive Estados Unidos. En otro tuit ha señalado que la elección versa sobre elegir entre «cuatro años más de miedo, división y odio, o un camino diferente, de esperanza, unidad y luz».

El hecho ha quitado protagonismo a la Convención Republicana, así como la llegada del huracán Laura, que ya tiene categoría 5 y amenaza la costa del Golfo.

En la tercera jornada de esta convención, principalmente virtual, ha intervenido la asesora de Trump, Kellyanne Conway, quien ha elogiado al presidente por colocar a las mujeres en igualdad de condiciones que los hombres en su gobierno. Conway anunció poco antes de la Convención Republicana que no se quedaría en la Casa Blanca por motivos familiares.

En esta tercera jornada la familia Trump ha estado representada por Lara Trump, nuera del presidente y esposa de su hijo Eric, quien ha elogiado los valores de su suegro como pater familias. El segundo día tuvo un papel estelar la primera dama, Melania, que habló desde la Casa Blanca en tono moderado y conciliador. En la última sesión intervendrá la hija favorita, Ivanka, quien maneja los hilos en la Casa Blanca, junto a su marido Jared Kushner.