¿Por qué lo hace? Es la pregunta que se hacen diversos miembros de la Comisión Europea en relación al último anuncio sobre el Brexit del primer ministro británico, Boris Johnson. Reforzado por su éxito en las urnas, Boris Johnson ha anunciado que limitará por ley la duración del periodo de transición una vez que entre en vigor el Acuerdo de Salida el 31 de enero de 2020. El periodo de transición durará hasta diciembre de 2020. El primer ministro británico quiere autoimponerse un límite para no ampliarlo.

«La parte buena sobre nuestros amigos del Reino Unido es que ahora tenemos un resultado. Hay una mayoría sólida para hacer realidad el Acuerdo de Salida el 31 de enero próximo. Una vez que tengamos el mandato, empezaremos a negociar la relación futura. La cuestión es por qué Boris Johnson quiere una fecha límite. No lo entendemos. Queremos construir la relación futura y en 10 meses va a ser muy complicado», explica el irlandés Phil Hogan, responsable de Comercio en la recién estrenada comisión que lidera la alemana Ursula von der Leyen.

Una vez que entre en vigor el Acuerdo de Salida, tras la tramitación por el Parlamento británico y la aprobación del Parlamento Europeo, el 1 de febrero empezará la transición. Durante este periodo el Reino Unido ha de cumplir con las obligaciones de la pertenencia a la UE, pero no tendrá ya eurodiputados, ni comisarios, ni participará en las reuniones del Consejo Europeo.

En un encuentro con periodistas españoles en Estrasburgo, el comisario de Comercio aseguraba que la Comisión hará todo lo que esté a su alcance por forjar un nueva relación comercial con el Reino Unido antes de diciembre de 2020 pero el tiempo apremia. Además, habría que decidir la ampliación en julio de 2020.

Los acuerdos comerciales suelen negociarse durante años, y sería excepcional que se lograra cerrar todo lo pendiente en apenas 10 meses. Lo más complicado, según Hogan, será lo que concierne a servicios financieros, pesca y normas equilibradas.

Esperamos que Johnson sea tan flexible como cuando dijo que no habría prórroga para salir el 31 de octubre»

«No tenemos un modelo para este acuerdo», ha subrayado el irlandés Phil Hogan. Hay que construir la relación con la base de la declaración política.

«Esperamos que Boris Johnson sea tan flexible como lo fue cuando decía que no habría prórroga más allá del 31 de octubre. Y la hubo. Si Boris Johnson lo utiliza como estrategia negociadora, está abocado al fracaso. Ya fracasó antes al recurrir a una presión similar con la UE», ha destacado Hogan.

Será el francés Michel Barnier quien lidere la negociación de la relación futura. Tampoco Barnier entiende este anuncio de Boris Johnson, que ha provocado la bajada de la libra en los mercados.

En caso de que al final del periodo de transición no haya un acuerdo comercial sobre la mesa, habría una salida sin acuerdo. De nuevo la incertidumbre económica se reaviva.

Sobre la posibilidad de que Boris Johnson esté pensando en recurrir a Estados Unidos como sustituto de la relación con la UE, Hogan ha recordado que en la actualidad el 43% del comercio del Reino Unido es con la Unión Europea. «Si eso no le importara, querría decir que no le importa la situación económica del Reino Unido», ha añadido.

Boris Johnson, en su primera intervención en el Parlamento tras la holgada victoria conservadora del jueves 12 de diciembre, ha anunciado que hará realidad el Brexit, primero con la salida el 31 de octubre, y además con la modificación del Acuerdo de Salida para que la transición termine irremediablemente el 31 de enero de 2020. La primera votación sobre el plan de Johnson sobre el Brexit tendrá lugar este viernes.