El todopoderoso príncipe heredero saudí está desnudo. A Mohamed bin Salman (conocido por sus siglas MbS) nadie se atrevía a ponerle delante del espejo. La sangre del periodista crítico Jamal Khashoggi se ha convertido en ese reflejo que muestra el lado oscuro del heredero del rey Salman. La muerte de Khashoggi en el consulado saudí en Estambul el pasado 2 de octubre amenaza la credibilidad de MbS, y quizá su futuro como rey.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS