La decisión del juez Manuel García-Castellón de citar a declarar como investigado a Javier Monzón, dentro de la investigación sobre la presunta corrupción del Partido Popular de Madrid, ha ocasionado un problema al Grupo Prisa, es decir, en la compañía de medios de comunicación que posee el periódico más leído y la radio más escuchada de España, en la que ejerce de presidente no ejecutivo. Según el reglamento de su consejo de administración, Monzón deberá informar al órgano de gobierno sobre esta circunstancia para que pueda tomar una decisión sobre su continuidad.

El expresidente de Indra (1992-2015) ha sido imputado junto con Esperanza Aguirre, Ignacio González y Cristina Cifuentes, dentro de la investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP de la Comunidad de Madrid.

García-Castellón ha atendido a la solicitud de investigación realizada por la Fiscalía Anticorrupción, que pretende esclarecer el supuesto “desvío de fondos” de las arcas de la Agencia de Informática y Comunicaciones de esta comunidad autónoma  a través del presupuesto inflado de alguno de los contratos que, desde 2007, habrían sido adjudicados desde esta entidad pública a Indra, tal y como destaca el auto del juez.

El reglamento del Consejo de Administración de Prisa contempla que “todo consejero deberá informar a la sociedad (…) en el caso de que fuera llamado como investigado, resultara procesado o se dictara contra él auto de apertura de juicio oral en una causa penal por cualquier delito y del acaecimiento de cualesquiera otros hitos procesales relevantes en dichas causas”.

A partir de ahora, señalan fuentes internas, el Comité de Nombramientos y Retribuciones de la compañía deberá elaborar un informe al respecto y elevarlo al Consejo, que, según la norma interna, podrá requerir al órgano de gobierno del grupo para que Monzón dimita de su cargo.

El reglamento del Consejo de Administración de Prisa detalla que “todo consejero deberá informar a la sociedad (…) en el caso de que fuera llamado como investigado

Preguntadas por este periódico, fuentes oficiales de Prisa se han remitido al contenido del reglamento del Consejo. «Se aplicará en todo momento lo previsto en su reglamento y en la legislación vigente”, han añadido.

Hay que recordar que Monzón fue designado presidente no ejecutivo de la dueña de El País y la Cadena SER el pasado diciembre, después de que Manuel Polanco presentara su dimisión irrevocable. Desde entonces, ha compatibilizado su cargo con el de chairman de OpenBank, la filial de banca digital de Santander, que, a su vez, es accionista de Prisa (4,1%) y el cual ha jugado un importante papel en las ampliaciones de capital realizadas en 2018 y 2019.

Monzón es economista de profesión y ha ejercido de directivo en compañías como Telefónica, Arthur Andersen y Caja Madrid, además de en Indra. En 2017, fue propuesto como sustituto de Juan Luis Cebrián como presidente de Prisa, en un momento en el que algunos de sus accionistas -encabezados por el fondo de inversión Amber Capital (más del 29% del capital)- batallaban para intentar promover un cambio en la cúspide del grupo.

Poco antes de ser designado, Monzón retiró su candidatura por la falta de consenso que generaba su candidatura y por su falta de acuerdo con Cebrián en lo relativo al plan de sucesión. Sin embargo, tras la marcha del académico, escritor y exdirector de El País, Monzón fue designado como vicepresidente y, unos meses después, como presidente no ejecutivo. Sobre el papel, como independiente, aunque, en la práctica, con una relación con Banco Santander que se prueba en su cargo en OpenBank.