“Maldito el soldado que dispara contra su pueblo”. Palabra de Simón Bolívar. Los primeros incidentes violentos en la frontera venezolana, debido a la crisis en torno a la ayuda humanitaria, se han cobrado ya dos víctimas mortales y 22 heridos.

El líder chavista pretende impedir la entrada de alimentos y medicinas, porque considera que es una invasión encubierta, mientras que el presidente encargado, Juan Guaidó, encabeza una caravana humanitaria que busca que llegue la ayuda a los venezolanos. Para Maduro dejar que pasen bienes básicos e insumos es una forma de ceder al pulso y confirmar lo que el mundo ya sabe, que los venezolanos malviven en condiciones de escasez, que especialmente afectan a menores y enfermos.

Tras cerrar la frontera con Brasil, Maduro ha hecho lo mismo con Colombia. Así, la vicepresidenta Delcy Rodríguez ha anunciado que el Gobierno de Venezuela ha tomado la decisión de cerrar de manera “total y temporal” los puentes de Simón Bolívar, Santander y Unión, todos ellos fronterizos con Colombia, a quien acusa de llevar a cabo “serias e ilegales amenazas” contra Caracas.

Rodríguez ha asegurado que el Gobierno de Maduro otorgará “plenas garantías” a aquellas personas que quieran cruzar la frontera a través de una serie de pasos fronterizos. “En cuanto se controlen las groseras acciones de violencia contra nuestro pueblo y nuestro territorio, serán restablecida la normalidad fronteriza”, ha añadido, informa Europa Press.

Ha sido en una zona limítrofe con Brasil donde los militares han atacado a un grupo de indígenas pemones, que vigilaban la zona de la Gran Sabana, en el sureste de Venezuela, para que los uniformados no pasaran.

Entre los fallecidos hay una mujer,  Zoraida García Rodríguez, que fue alcanzada por una bala cuando miembros de la comunidad indígena de esta zona, pemones, protestaban contra un grupo de militares del Ejército y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Dos efectivos han comenzado a disparar contra el puesto de guardia.

Los uniformados intentaban pasar algunas tanquetas hacia la frontera con Brasil, para impedir el paso de la ayuda humanitaria, según informa El Nacional.  Los puntos de acopio de bienes y alimentos están en Cúcuta, Colombia, en el estado de Roraima, en Brasil, y en enclaves caribeños como Aruba, Bonaire o Curaçao.

La Guardia Nacional Bolivariana ha ejecutado este ataque en Kamaracupay, San Francisco de Yuruani, ubicado en el municipio Gran Sabana, donde vive una mayoría de población pemona. Solo los heridos más graves han sido trasladados al hospital de Paracaima debido a la falta de ambulancias. En el centro ha fallecido Rolando García, la segunda víctima mortal.

El presidente encargado, Juan Guaidó, ha condenado la acción de la Guardia Nacional Bolivariana en su cuenta de Twitter y ha exigido que entreguen a los responsables “de la represión”.

Guaidó ha apelado a los militares venezolanos para que se pongan del lado de la Constitución y del pueblo y favorezcan la salida del poder de Nicolás Maduro.

El mayor Carvajal, ex jefe de inteligencia militar con Hugo Chávez, se ha sumado a los partidarios del cambio. Guaidó le ha citado como ejemplo que deberían seguir en las Fuerzas Armadas.

Este fin de semana, cuando miles de voluntarios intentarán que ingrese la ayuda, será clave para saber si los uniformados se suman al cambio o siguen con Maduro.

Mañana sábado se cumple un mes desde la jura de Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Después de varias convocatorias masivas desde ese 23 de enero, el objetivo es que este fin de semana pueda ingresar la ayuda humanitaria, procedente sobre todo de EEUU, en Venezuela.

En Cúcuta, en la frontera con Venezuela, se han concentrado numerosos diputados opositores, encabezados por Juan Guaidó. Le acompañan los presidentes de Chile, Salvador Piñera, Colombia, Iván Duque y Paragua,Mario Abdo. Guaidó ha llamado a miles de voluntarios a que participen en esta operación que tiene como fin que los alimentos y medicinas entren en Venezuela.

Esta acción supone un desafío a Nicolás Maduro, que rechaza el ingreso de la ayuda humanitaria. Considera que se trata de una invasión encubierta. EEUU ha advertido de que si hubiera “un derramamiento de sangre”, serían culpables las Fuerzas Armadas de Venezuela.

El viernes, en víspera de la llamada “avalancha humanitaria” por Guaidó, se está celebrando un concierto multitudinario en Cúcuta , donde cantantes como Miguel Bosé, Alejandro Sanz, Maná o Juanes, muestran su apoyo al reparto de ayuda.

Al otro lado de la frontera, Maduro ha contraprogramado con otro concierto, mucho menos concurrido.  Guerra con música en la frontera con Colombia y música de guerra en el límite con Brasil.