El vínculo entre Venezuela y España siempre ha sido estrecho pero con el éxodo provocado por la depauperada situación en la que vive el país americano aún lo es más. Viven en nuestro país cerca aproximadamente medio millón de venezolanos. Los principales partidos de la oposición al régimen de Maduro tienen aquí representantes. En vísperas de las elecciones generales, el Frente Amplio de Venezuela Libre, que congrega a las fuerzas de la oposición, ha envíado una carta a los principales partidos políticos españoles «con la intención de generar una mayor presión que conlleve la celebración de elecciones presidenciales libres, transparentes, inclusivas y con observación internacional en Venezuela».

La oposición venezolana ha pedido a los principales partidos políticos españoles que el nuevo gobierno retire el plácet a Mario Isea, embajador del «usurpador Nicolás Maduro», y se lo conceda al representante del presidente encargado, Juan Guaidó. Antonio Ecarri Bolívar lleva en España desde febrero pasado

A su vez, solicitan que entreguen al gobierno legítimo de Juan Guaidó todos los bienes del Estado venezolano en España.

«Entre dichos bienes cabe destacar los inmuebles donde se encuentran situados la embajada y los consulados de la República Bolivariana de Venezuela, hoy tomadas por los usurpadores que representan al régimen dirigido por Nicolás Maduro Moros, así como todos aquellos bienes que se mantengan en el territorio español pertenecientes al Estado venezolano, al igual que las cuentas bancarias asociadas a dichas representaciones diplomáticas», suscriben los representantes del Frente Amplio de Venezuela Libre.

También reclaman que apoyen la ampliación de las sanciones y el reconocimiento pleno y que otorgue el placet diplomático al representante de Juan Guaidó en España, Antonio Ecarri Bolívar.

El documento, que este jueves han presentado en Madrid Ramón López, de Primero Justicia, Ysrrael Camero de Un Nuevo Tiempo, Sergio Contreras, de Voluntad Popular, y Eduardo Manresa de Acción Democrática, se ha entregado al PSOE, el Partido Popular y Ciudadanos. En breve, tienen previsto hacérselo llegar a otras formaciones políticas, incluido Unidas Podemos y Vox.

El plácet diplomático a Antonio Ecarri, que coexiste en España con el representante de Maduro, Mario Isea Bohórquez, a su juicio, sería una acción que estaría «en consonancia con las declaraciones de apoyo y reconocimiento dados por el jefe del Gobierno de España al legítimo gobierno de Venezuela, encabezado por Juan Guaidó como presidente encargado».

Juan Guaidó, presidente del Parlamento, se proclamó presidente encargado de celebrar elecciones libres ante una asamblea popular el pasado 23 de enero. Denunció la usurpación del poder del líder bolivariano, Nicolás Maduro. En las elecciones presidenciales celebradas en mayo de 2018 Maduro se atribuyó la victoria, pero la mayor parte de la oposición no participó por considerarlas fraudulentas.

Guaidó ha sido reconocido por unos 60 países, entre los que se encuentra España y el resto de la Unión Europea. En agosto pasado el régimen de Maduro se levantó de la mesa de conversaciones en Barbados. Este enésimo intento de diálogo entre la oposición y el régimen se ha realizado a instancias del gobierno de Noruega.

La oposición venezolana en España también demanda ayuda de los principales partidos políticos españoles para que se reconozca el pasaporte venezolano y sea reconocido como válido incluso cuando haya caducado hace cinco años, en consonancia con lo aprobado por la legítima Asamblea Nacional.

Necesidades de los venezolanos en España

A su vez, buscan el apoyo en la clase política española para activar el servicio consular al servicio del representante del gobierno legítimo de Juan Guaidó, reactivar el Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social, garantizar los derechos de identidad y movilidad de los niños venezolanos nacidos en territorio español, agilizar las homologaciones de títulos universitarios venezolanos y, por último y no menos importante, reducir los lapsos de respuesta para el otorgamiento de asilo y residencia a los ciudadanos venezolanos.

Aún no han obtenido respuesta de los partidos políticos a quienes han hecho llegar este documento. En el único debate de esta campaña electoral, en esta ocasión como novedad se dedicaron unos minutos a política internacional. Tanto el Partido Popular como Ciudadanos reprocharon al PSOE que no condenara tajantemente la dictadura de Nicolás Maduro. Aludieron al conocido como Informe Bachelet, donde la ONU deja constancia de las violaciones de derechos humanos por el régimen.

Ni el PSOE ni Unidas Podemos quisieron ahondar sobre Venezuela. El presidente del gobierno en funciones dijo que los venezolanos figuraban en cabeza en cuanto a concesiones de asilo.

«Siempre hemos contado con la solidaridad de los grandes partidos, también del PNV y de Coalición Canaria», ha señalado el diputado Ramón López, de Primero Justicia. Incluso han celebrado que Iñigo Errejón, líder de Más Madrid, «haya entendido finalmente el proceso en Venezuela». La oposición tenderá la mano a Errejón. En La Sexta Errejón llegó a decir que Venezuela «es un desastre, no es un modelo para España».

Los representantes de la oposición no han ocultado que preferían que Unidas Podemos no tuviera peso en la formación del próximo gobierno español. «Podemos es una sucursal del chavismo», ha dicho López.

Ramón López ha concluido: «El problema de Venezuela no es de izquierdas ni de derechas, sino de derechos humanos».