Después de 28 horas desaparecido, Juan José Márquez, tío del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha comparecido ante un tribunal de Macuto, en La Guaira, al que ha sido trasladado desde la sede de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en Boleíta, Caracas. Allí lo llevaron tras arrestarlo en el aeropuerto de Maiquetía, adonde había llegado en el mismo avión en el que aterrizó en Caracas Guaidó, tras su gira internacional de 23 días. El presidente encargado concluyó su tour en la Casa Blanca, donde se entrevistó con el presidente de EEUU, Donald Trump.

El número dos del régimen chavista, Diosdado Cabello, ha explicado en el programa Con el mazo dando que Juan José Márquez «traía dentro del avión material muy peligroso, explosivo». Cabello ha acusado al tío del presidente encargado de querer entrar en Venezuela con este material que sería utilizado en «operaciones desestabilizadores en Venezuela», según ha publicado El Nacional. Ha asegurado también que Juan José Márquez tenía en su móvil el contacto de un funcionario del servicio secreto de EEUU, conocido como Charles.

«¿Qué pensaron? Que no lo íbamos a detener porque es tío de Juanito Alimaña? Que chillen pero si esto permite salvarle la vida a un venezolano, se la vamos a salvar», ha dicho Diosdado Cabello, a quien Estados Unidos tiene en el punto de mira por su relación con el narcotráfico.

La diputada Delsa Solórzano ha desmentido categóricamente a Diosdado Cabello. Solórzano asegura que es una represalia del régimen contra Guaidó por el éxito de su gira internacional.

No podemos viajar con explosivos en nuestros aviones porque tenemos sistemas de seguridad que los detectan», aseguran en la compañía portuguesa TAP, en la que viajaron a Caracas el presidente y su tío, Juan José Márquez

Y la compañía portuguesa TAP, en la que volaron el presidente Juan Guaidó y su tío arrestado ilegalmente, ha negado que pueda accederse a sus aviones con explosivos. “No podemos viajar con explosivos en nuestros aviones porque tenemos sistemas de seguridad que los detectan”, ha dicho un representante de la línea aérea de Portugal.

Según las normas de TAP, y de las aerolíneas aliadas de IATA, tampoco se puede viajar con baterías. Cabello sostiene que el tío del presidente rellón baterías del explosivo C4. La defensa de Juan José Márquez ha solicitado los vídeos de los registros a la compañía portuguesa para dejar clara la farsa que ha puesto en marcha el régimen chavista.

En el aeropuerto, a su vuelta de la gira internacional, Juan Guaidó resultó agredido por una simpatizante chavista a la que dejaron entrar a la zona de acceso de los viajeros el responsable de seguridad. Coincidieron en el recinto chavistas opositores al presidente encargado con los diputados de la legítima Asamblea Nacional de Venezuela y miembros del cuerpo diplomático. Fue entonces cuando se perdió la pista de Juan José Márquez, piloto de profesión, y muy cercano al presidente encargado, ya que fue quien le pagó sus estudios.

Un grupo de exaltados arrojó piedras contra la furgoneta en la que Guaidó se trasladó al centro de la capital venezolana. En la Plaza Bolívar de Chacao se dirigió a sus seguidores esa misma noche.

En su programa Con el mazo dando, Cabello justificó estos ataques. «Lo hecho por los trabajadores de Conviasa a Juanito alimaña hay que hacerlo en todas partes», ha dicho. A su vez, ha calificado de «agentes del imperialismo» a los periodistas que han cubierto la gira del presidente encargado, y también ha llamado a sus correligionarios a atacarlos, según publica El Nacional.

La intención es atacar a Juan Guaidó… Tenemos elementos para desmotar la farsa. Dudo mucho de la Justicia venezolana pero no podemos dejar de hacer lo que hemos de hacer», dice Joel García, abogado del tío de Guaidó

Al tío del presidente encargado lo presentaron en La Guaira, aunque él mismo había dicho a su esposa que comparecería en el Palacio de Justicia de Caracas. Suele ser una táctica para asignar defensa pública, aunque Juan José Márquez tiene un abogado, Joel García.

Joel García, abogado de Juan José Márquez compareció ante los medios en la noche del miércoles para explicar que la juez tercero de control Elffy Yaurit y la fiscal Hayshel Huanire dictaron medida privativa de libertad contra el tío del presidente encargado, Juan Guaidó. «La intención es atacar al presidente Juan Guaidó… Ahora el Ministerio Público cuenta con 45 días para seguir inventando la farsa que le están montando…. En el aeropuerto Maiquetía hay elementos para desmontarlo… Dudo mucho de la Justicia venezolana pero no podemos dejar de hacer lo que hemos de hacer. El juez y el fiscal han de ser responsables algún día ante la Justicia venezolana, y la Justicia internacional».

Ha añadido Joel García que el tío del Juan Guaidó se encuentra de momento bien, y que siempre ha estado en Boleíta, en la sede de la DGCIM, desde que fue arrestado indebidamente en el aeropuerto de Maiquetía el martes 11.

El abogado de Juan José Márquez ha dejado claro que el régimen ha fabricado «un vil y burdo montaje» para intentar inculpar al tío del presidente. «Cuando vimos las Actas procesales lo que vimos fue un vil y burdo montaje más. Por ejemplo, hay una única Acta policial que suscribe la DGCIM (Dirección General de Contrainteligencia Militar) que dice que Juan Márquez tenía una actitud sospechosa y presumían que podía cometer un acto terrorista”, explica el letrado.

Le imputan los delitos de tráfico de armas y explosivos, pero no le han imputado de asociación para delinquir, terrorismo y traición a la Patria. «Sin duda alguna Juan José Márquez es un instrumento para presionar a Juan Guaidó», ha remarcado el abogado.

La esposa de Juan José Márquez aún no ha podido verle, tan solo ha mantenido una breve conversación telefónica con él. Asegura que teme por su vida, ya que el tío del presidente se encuentra en las mismas dependencia donde torturaron hasta la muerte al capitán Acosta.

Mucho se temía la llegada de Juan Guaidó a Caracas. El presidente encargado había salido del país de forma clandestina el sábado 25 de enero con destino a Colombia, primera etapa de una gira que le ha llevado a Londres, Bruselas, Davos, París, Madrid, y de ahí dio el salto a América, donde se vio primero con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y como culmen con el presidente de EEUU, Donald Trump

Mientras tanto, el régimen chavista recibía al ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, y desplazaba a la vicepresidenta Delcy Rodríguez a Madrid, donde mantuvo un encuentro con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en el aeropuerto de Barajas. Delcy Rodríguez tiene prohibida la entrada en la Unión Europea por las sanciones acordadas por los Veintiocho en respuesta a las continuas violaciones de los derechos humanos del régimen chavista.

Amparo de Zapatero

Otro de los dirigentes internacionales que han amparado al régimen chavista ha sido el ex jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que el sábado 8 de febrero fue recibido por el propio Maduro en el Palacio de Miraflores. Zapatero mantiene una excelente relación con la vicepresidenta Delcy Rodríguez, a quien ha ensalzado por su labor en la excarcelación del dirigente opositor Leopoldo López, a quien cambiaron casa por cárcel en el verano de 2017.

López dejó su casa en marzo de 2019 con ayuda de varios disidentes del Sebin. Ese último día de marzo del año pasado parecía que había suficientes militares de parte de Guaidó y López pero finalmente no fue así y López buscó cobijo. Desde entonces está refugiado en la embajada de España en Caracas.

El gobierno español se desmarcó de la visita de Zapatero a Maduro, si bien el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, que no recibió a Juan Guaidó cuando visitó Madrid, le calificó como «jefe de la oposición» en su intervención el miércoles en el Congreso.

El Foro Penal venezolano insiste en sus informes año tras año como el régimen chavista practica lo que llama «cárcel de puerta giratoria». Libera por una puerta y al mismo tiempo encarcela. En su informe de 2019 destaca cómo en Venezuela se observa «una sistemática conducta abusiva de los cuerpos de seguridad del Estado y de los órganos de administración de justicia, los cuales actúan de acuerdo con las directrices del régimen venezolano, no ajustadas a Derecho».

En 2019 denuncian que 50 personas fueron reportadas y verificadas como asesinadas, producto de la represión en manifestaciones de la oposición, entre enero y mayo de 2019. Una persona, el general Acosta, murió víctima de torturas mientras estaba recluida. En 2019, fueron arrestadas arbitrariamente, por razones políticas, 2.219 personas. Da cuenta de 388 presos políticos a 31 de diciembre de 2019. El número varía cada día.