Series y Televisión

Katherine Heigl regresa con 'El baile de las luciérnagas', lo nuevo de Netflix

Con diecisiete años lo único en lo que pensamos es en el chico que nos gusta, pero con cuarenta nuestros problemas serán otros

Katherine Heigl sentada frente a un espejo de su camerino

Katherine Heigl Netflix

Basada en uno de los libro más vendidos el pasado 2013, según el New York Times, El baile de las luciérnagas (Firefly Lane en su título original en inglés) es la historia de dos mejores amigas inseparables con un vínculo duradero y complicado, que abarca cuatro décadas de altibajos. Protagonizada por Katherine Heigl (que interpreta a Tully Hart), que llevaba casi una década fuera de la pequeña pantalla, y Sarah Chalke (Kate Mularkey), nos adentra en una amistad de una forma muy realista.

¿Su particularidad? Que han conseguido que su amistad aguante. A través de tres líneas temporales —los años 70, finales de los 90 o principios de los 2000 y la actualidad—, llega un punto en el que únicamente sabes identificar en qué época estás por las canciones que suenan en la discoteca, la radio del coche o por cómo van vestidos. La serie va y viene del pasado al presente para que podamos comprender la fuerza de esta amistad y como, pese a todo, ha conseguido aguantar tantas décadas.

  • Las dos protagonistas de 'El baile de las luciérnagas' en el pasillo de un estudio de televisión
    • Compartir
    Netflix

Llena de tópicos «a la americana»

A través de diez capítulos, esta ficción nos adentra en la vida de dos mujeres que llevan compartiendo todo desde pequeñas. Rodada en Burnaby (Columbria Británica, Canadá) entre el 17 de septiembre de 2019 y el 21 de enero de 2020 —a vísperas de la pandemia—, el guión hace que muchas veces caiga en los tópicos de una amistad idílica muy a la americana. Tully Hart, esta vez teñida de morena, interpreta a la chica más popular del instituto.

Por otra parte, Kate Mularkey es nueva en la zona y, a pesar de tener una gran personalidad, le cuesta conseguir su espacio por lo «friki» que es. Como no podría ser de otra manera, con los años la popular Tully Hart se ha convertido en una de las periodistas más destacadas de la parrilla televisiva. La más rompecorazones de las taquillas es ahora toda una Oprah Winfrey. Sin embargo, la pobre y marginada Kate Mularkey sigue siendo su amiga segundona.

  • Katherine Heigl y Sarah Chalke apoyadas la una en la otra
    • Compartir
    Netflix

Su perrito faldero, desde cuando iba a las fiestas con los chicos más populares del barrio de la mano de Tully, hasta cuando le consigue un puesto de trabajo en el canal de televisión en el que trabaja. Pero hay algo que Tully no puede envidiar de la vida de Kate: la familia. Y más que tenerla, el concepto de de «familia» en sí. La primera de ellas creció sin ningún referente, criada por su abuela, mientras la otra compañera gozaba de una relación entrañable con sus padres.

Moraleja: aprender de los errores

¿Y qué es crecer sin equivocarse? A la chica popular, que consiguió el estrellato con su morning show ahora le ahoga la rutina. Mientras que el matrimonio de Kate se tambalea, sabe que puede contar con el apoyo incondicional de Tully. Los focos no pasan gratis por nadie, pero en esta amistad una vez se apagan las cámaras todo parece ir como siempre. Quizá con diecisiete años lo único en lo que pensamos es en ir guapos, bien vestidos, si rondaremos en la cabeza del chico que nos gusta. Pero hay que apoyarse para no cometer los mismos errores.

Y esto es lo que refleja la serie, ya que con cuarenta años nuestros problemas serán otros. Tendremos que gestionar nuestra soledad y fama, como hace Tully. O seguir apoyando a tu hija adolescente, mantener una relación de tira y afloja con tu marido o no caer en la monotonía como le pasa a Kate. ‘El baile de las luciérnagas’ es un recorrido vital de unas madres, amigas y trabajadoras al mismo tiempo. El pasado, pasado está y siempre queda en nuestro recuerdo maquillado de nostalgia, de ahí los recurrentes flashbacks de la comedia.

Comentar ()