Series y Televisión

El desgarrador testimonio de Rocío Carrasco: "He tenido a mis hijos muertos en vida"

Rocío Carrasco

Rocío Carrasco ha confesado en televisión que padece un trastorno ansioso depresivo mixto. Telecinco

El esperado primer episodio de la serie documental Rocío: contar la verdad para seguir viva ha cumplido con las elevadísimas expectativas que rodeaban a su estreno. Una Rocío Carrasco completamente rota ha conmocionado a todo el plató con los numerosos y desgarradores titulares que ha lanzado a lo largo de los primeros 30 minutos del audiovisual. En las primeras escenas la hija de Rocío Jurado explicaba cómo se encontraba actualmente y era preguntada por las continuas acusaciones de «mala madre» que ha recibido durante estos últimos 20 años.

«Su versión siempre se ha dado como veraz», afirmaba refiriéndose al padre de sus hijos, Antonio David. Además, ha confesado que en los primeros encuentros en los que se intercambiaban a los niños tras su separación este «aprovechaba» para propinarle insultos y amenazas: «Te los voy a quitar hija de puta, voy a hacer que te odien», afirmaba.

«Rocío tenía pasión por su madre, quería estar conmigo. La que la he parido soy yo», añadía ya entre lágrimas, «ellos son víctimas de una mente diabólica. Él ha conseguido lo que quería cuando nos separamos y me dijo ‘te vas a cagar Rociíto». «Me ha quitado a lo más importante que tengo en mi vida, que son mis hijos», afirmaba, «me los ha quitado pero no han desaparecido, me los ha quitado teniéndoles y haciendo que me odien y que tengan mala imagen de mí, que es mucho más cruel si cabe. He tenido a mis hijos muertos en vida, he tenido que hacer como que nos los tengo estando vivos», se desmoronaba.

Respecto a ellos, Carrasco cree que a pesar de que su hijo David es «un ser feliz» y que «tiene adoración por su madre», su hija piensa que no es buena madre. «A ella la responsabilizaron de cosas que no la correspondían, de cuidar de su hermano y le cortaron el vínculo materno. Al padre de mis hijos nunca le han importado sus hijos, solo le importa él (…) No espero que le ocurra nada a Antonio David. Sólo quiero que me deje tranquila».

Además ha afirmado que espera que su hija «siga con la versión que tiene» porque «el día que Rocío se dé cuenta de lo que ha pasado y de quién es su padre realmente va a ser el peor día de su vida».

5 de agosto de 2019: Intento de suicidio

«Hay un momento de mi vida donde toco fondo y después me doy cuenta de que esto tiene que cambiar y se debe saber», comienza diciendo antes de abordar de lleno el, hasta ahora desconocido, episodio de intento de suicidio.

«Antes del 5 de agosto de 2019 ponen en mi conocimiento que mi hija va a ir a defender a su padre al plató de GH VIP. En ese momento no estoy bien emocionalmente por todo lo que llevo pasado. Llevo en tratamiento psiquiátrico y psicológico desde 2011. Es un tratamiento fuerte, con un diagnóstico de «síndrome ansioso depresivo, moderado y grave, cronificado en el tiempo», contextualizaba.

«Ese día decidí que no quería seguir viviendo. Quería que se terminara y la única manera era quitándome de en medio», relataba, «me tomé varias pastillas diferentes. Me quedé dormida y me salvó Fidel que era el que entró en la habitación porque yo no me levantaba. Me levanté en una cama de urgencias y no me acuerdo de nada».

Según reflejaban los documentos de ingreso hospitalario que la hija de la cantante habría presentado al equipo de producción del programa y ella misma relataba: «Les dije que me daba igual, que no quería seguir así, que mis hijos me odian y que siempre me quedaría el puente de Segovia para tirarme». Ante tal situación los especialistas deciden ingresarla: «Allí tomo conciencia de la barbaridad que había hecho y me pareció una soberana putada para los míos».

«Solo pensaba en no seguir así. En no volver a sentir el odio de mi hija, a sentirme mala madre, a sentir que has perdido las dos cosas más importantes de tu vida, a que no quieres seguir viéndolo en los medios de comunicación mientras cenas en tu casa. Es una situación de la que me avergüenzo, es una situación jodida, pero es la puta realidad»

Asimismo, Carrasco cuenta que se fugó del centro médico por temor a que se hiciera público lo que le había ocurrido: «Me dijeron que había alguien de prensa merodeando por el parking y me quería ir a mi casa. Me marché sin tener el alta médica»

Te puede interesar

Comentar ()