Series y Televisión

Tamara Falcó vuelve a 'El Hormiguero' con las ideas claras: "Me he librado"

La colaboradora ha revelado también todos los detalles de su ruptura con Íñigo Onieva

Tamara Falcó en el plató de 'El Hormiguero' tras su ruptura con Íñigo Onieva

Tamara Falcó en el plató de 'El Hormiguero' tras su ruptura con Íñigo Onieva Atresplayer

Tamara Falcó nunca se imaginó que sería el personaje del momento durante más de seis días consecutivos y mucho menos por la razón por la que lo sería. Causa, además, por la que todos los focos se posaban sobre ella durante la noche de este jueves en El Hormiguero. Y es que, igual que hace una semana era la viva imagen de la felicidad en este mismo programa al enseñar con orgullo su anillo de compromiso, durante esta misma jornada volvía a su puesto de trabajo sin pareja, y por ende, sin planes de boda a corto plazo.

Tamara ha aprovechado el espacio para dar gracias a sus amigas: «gracias a Dios tengo buenísimas amigas, gente que me quiere, gente que me ha ayudado mucho» y es que ha recalcado en muchas ocasiones durante su discurso que se ha sentido muy respaldada por todos sus seres queridos estos días.

«Mi madre era la que nos había dicho que habláramos, me llamó en el coche y me dijo ‘se está montando una, tenéis que decirlo'» continuaba contando Tamara. Una llamada que se produce el viernes por la noche cuando iban de camino a la famosa boda. Cuando la Preysler pronunció esas palabras «Íñigo le dijo ‘no te preocupes Isabel, sin problema’«.

La influencer siguió los consejos de su madre y no habló, aunque lo cierto es que su frase más llamativa ese día fue cuando «me preguntaron si perdonaría unos cuernos y dije ‘¿estamos locos o qué?'».

Después de la boda, Tamara llamó de su nuevo a su madre «súper contenta y me dice ‘Tamara hay más vídeos'» En ese momento, la Marquesa de Griñón le dijo a su madre: «‘esto es una cuestión de tiempo, si no es de 2019 va a salir, es cuestión de esperar. Mientras tanto te pido que creas a Íñigo porque es mi prometido».

El sábado ya no todo era felicidad porque Íñigo «empezó a cambiar la historia» y fue entonces cuando Tamara le dijo «la famosa frase del nanosegundo, que encima no sé ni lo que es el metaverso» decía con tono irónico. «Cuando empiezo a ver el flaqueo, dije ‘aquí no voy a pasar todo el día, entre los periodistas y este señor’. Dejé el anillo en la mesa, cogí a mis perras, vino una amiga a por mi, me fui a casa de mi madre y ya empezó a salir todo» zanjaba la colaboradora.

Tamara ha asegurado que todo en sí «es una decepción, es una mentira», pero aún así se quiere quedar «con lo bueno, no hubo un momento en el que estuviera sola: mis amigos, mi hermana para estar conmigo, aunque también tenía un trabajito». Y es que desde el momento que supo que le había engañado, lo tenía claro: «La relación tenía que ser basada en la confianza, cuando rompes esa confianza… yo decía ‘esto es como un espejo al que le has dado un martillazo'».

Lo que más ha llamado la atención de Tamara es que ha confesado que no solamente se trata de una infidelidad, sino que «hay muchísimo más de lo que yo no tenía ni idea» y ha vuelto a dar las «gracias a mis amigos de hacerme ver con quien me iba a casar, me he librado».

Te puede interesar

Comentar ()