Televisión

Las claves del éxito de 'Machos Alfa' o cómo reírse de la masculinidad tóxica

Estos son los protagonistas de 'Machos Alfa'

Estos son los protagonistas de 'Machos Alfa' Netflix

Es una de las series revelación de la temporada y, antes de que se cumpla un mes de su estreno, ya ha sido renovada por una segunda tanda de capítulos. Machos Alfa, el debut de los hermanos Caballero —Alberto y Laura— en Netflix, ha triunfado con holgura.

Y lo ha hecho con un tono muy distinto al de sus buques insignia, Aquí no hay quien viva y La que se avecina, pues en esta ocasión utilizan un humor más sibilino y contemporáneo, aunque mantienen alguna broma de brocha gorda, para retratar un cambio de era.

Eso sí, los más aficionados a las historias que tenían lugar en Mirador de Montepinar se verán reconfortados con los cameos de Luis Merlo y Nathalie Seseña. Pero, volviendo a Machos alfa, la serie comienza con una escena en la que el elenco principal de la misma —Pedro, Luis, Raúl y Santi— inician un curso para dejar de ser «machirulos», es decir, deconstruir la masculinidad tóxica y dejar el machismo atrás.

El docente del mismo es Santi Millán, presentador de Got Talent en Telecinco; y desde las clases da pautas para que los hombres abracen el nuevo paradigma social, encuentren su lugar en él e interioricen conceptos como techo de cristal, pinkwashing, brecha de género, empoderamiento, patriarcado, privilegios, identidad de género… etcétera.

La idea de la serie, que a priori podría sonar provocadora, se salda con menos críticas de las esperadas al ser un espejo en ocasiones incómodo, pero por encima de todo cómico y alejado del tono solemne que se podría esperar, sin señalar directamente ni a malos ni a buenos.

Además, satiriza en varias ocasiones al propio feminismo y se sirve, como la mayoría de comedias, de la identificación de los espectadores en los personajes para hacer humor. Otro factor que rema a favor de la ficción es la duración de los 10 capítulos, pues es tan solo de tan solo media hora.

Esto, sumado al tono naíf de la narración y a un reparto al que cuesta ponerle pegas, convierte la serie en un producto proclive a un visionado ligero, pero del que se puede extraer alguna lección al mostrar a mujeres que toman la iniciativa en el sexo y lideran empresas o a hombres como principales encargados de los cuidados en sus hogares, como es el caso de Luis.

Por otro lado, ilustra una parte menos amable del progreso: cuando, cada vez que se aproxima un cambio que tambalea los cimientos sociales tal y como se conocen, surgen movimientos reaccionarios, algo de lo que hay ejemplos incontables en política.

Esto se ve, por ejemplo, cuando echan a Pedro de la empresa audiovisual en la que trabaja porque la corporación busca una imagen «menos patriarcal» y más acorde a los nuevos tiempos, y el afectado se convierte en el estandarte principal de un movimiento contra el feminismo, impartiendo cursos de Reconstrucción de la virilidad.

Al igual que ocurre en El Pueblo, Machos Alfa retrata las distintas posturas generacionales ante los cambios, algo muy presente también en The White Lotus (HBO). Igualmente, cuenta con numerosas referencias a los elementos que vertebran la actualidad, como las redes sociales, los influencers, las nuevas formas de familia, las relaciones abiertas o las aplicaciones para ligar.

Al margen de los motivos que haya detrás, el éxito de Machos Alfa ha trascendido fronteras al llegar a los tops 10 de Netflix en España, Portugal, Rumanía, Croacia, Grecia, Serbia, Polonia, Argentina, Uruguay, Chipre y Eslovenia; un triunfo que de momento la sitúa por delante de Sky rojo.

Machos Alfa ha sido protagonizada por Fernando Gil (La cinta de Álex), María Hervas (La que se avecina), Raúl Tejón (Alma), Kira Miró (Servir y proteger), Gorka Otxoa (Pagafantas), Paula Gallego (Vis a Vis: El Oasis), Fele Martínez (La mala educación), Raquel Guerrero (Reyes de la noche)y Virginia Rodríguez (Esto no es una cita).

Aún no se sabe si todos ellos repetirán en la segunda temporada ni la fecha de estreno de la misma, pero sí se intuye que mostrará si los protagonistas siguen la estela del cambio que inician en la primera, cómo continúa su relación con sus familias (al final de la primera temporada, dos de ellos tienen buena relación con ellas y los otros dos mala)… o si se pasarán al bando contrario en un giro de guion.

Te puede interesar

Comentar ()