El locutor de la COPE Pepe Domingo Castaño, ha sido una de las grandes ausencias en las últimas semanas del programa deportivo Tiempo de Juego. Tal y como adelanta El Confidencial, este domingo el presentador hizo acto de presencia en las ondas, detallando su experiencia personal, y cómo se ha sentido en estos días. «He estado dos semanas muy mal, no comía, no dormía… Tenía la sensación de estar fuera del mundo. Ahora estoy bien, pero lo he pasado muy mal. No sé si he tenido el virus, pero sé que nunca me he encontrado tan mal. Creía que me iba…» contaba tras su entrada en antena.

Su malestar dio comienzo hace unas semanas, cuando empezó con episodios de fiebre. Pensando que podía haberse contagiado, llamó por teléfono a los servicios de emergencia para indicarles su estado, pero le dijeron que no hiciera nada si no aparecían más síntomas: «Al final, decidí quedarme en casa, porque tenía miedo de acudir al centro de salud», cuenta.

Confiesa que «fiebre solo tuve ese día y en este tiempo no he tenido más tos de la que tengo habitualmente. Lo peor era el cansancio. No tenía ganas de nada, ni de mover un brazo. Perdí la voz, estuve con un dolor de cabeza brutal, sin comer cuatro días… He estado enfermo dos semanas, pero sobre todo han sido complicados los cinco días en los que tenía la sensación de estar fuera del mundo», explica.

Pepe Domingo Castaño, que pasará unos días más en cama antes de regresar a la radio, confiesa que le «falta recuperar la voz, que todavía no la tengo como me gustaría, pero ya estoy bien».