Todo comenzó en octubre de 2017. Uno de los nombres más sonados e intocables de Hollywood empezó a tambalearse con fuerza a raíz de una publicación del periódico The New York Times, que ponía en el punto de mira al productor de cine Harvey Weinstein, al que acusaban de haber sido durante décadas un depredador sexual, de haber utilizado su poder para conseguir favores sexuales, e incluso de haber llegado a violar a varias mujeres. Actrices conocidas, pero no las más poderosas del sector. Fueron 8 mujeres las que decidieron plantarse ante el poder y gritar a los cuatro vientos aquello que llevaban años guardando en secreto.

Cinco días más tarde, la revista The New Yorker reafirmaba las acusaciones. Esta vez eran tres actrices las que manifestaban haber sido violadas por Weinstein. A medida que pasaban los días, cada vez más mujeres empezaron a alzar la voz y a contar sus experiencias traumáticas de acoso sexual y violación con el productor. Llegaron a ser más de 80 mujeres, entre ellas grandes de la industria como Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie o Uma Thurman. Incluso Salma Hayek lo llamó monstruo y aseguró que la había amenazado con romperle las piernas si no hacía lo que él le pedía.

Durante algunos días, la opinión pública se dividió entre aquellos que creían a las actrices y entre los que defendían la inocencia de Weinstein. Pero lo que nadie dudaba es que aquel mes de octubre cambió la historia del feminismo: nació el movimiento #MeToo. Su origen está en el 15 de octubre, cuando la actriz Alyssa Milano compartió un mensaje en Twitter donde ponía: «Si te han acosado o agredido sexualmente escribe ‘me too’ (yo también) en respuesta a este tuit». El efecto mariposa no tardó en llegar, lo que provocó un gran impacto y un cambio en la sociedad.

Un análisis de The New York Times encontró que, desde la publicación que expuso al productor hollywoodense (seguida de una investigación de The New Yorker), al menos doscientos hombres destacados en Estados Unidos han perdido sus empleos tras ser acusados públicamente de acoso o abuso sexual. En total, 920 personas denunciaron haber sido víctimas de algún sujeto en esa lista de doscientos, y casi la mitad de los puestos que estaban a cargo de hombres fueron asignados a mujeres. En el año previo a que salieran a la luz los reportajes sobre Weinstein menos de treinta personas de alto perfil salieron en las noticias después de renunciar o de ser despedidos por acusaciones públicas de conducta sexual indebida. Weinstein fue finalmente condenado en 2020 a 23 años de prisión por agresión sexual y violación. Este pasado 19 de diciembre fue considerado de nuevo culpable de violación y de dos agresiones sexuales. 

Al descubierto, la nueva película de Maria Schrader, muestra el trabajo de investigación de Jodi Kantor y Meghan Twohey, las dos reporteras de The New York Times que hace 5 años sacaron a la luz el artículo que destapó los abusos sexuales que la industria audiovisual silenció durante años. 

«¿Por qué el acoso sexual está tan arraigado y es tan difícil de abordar?», es una de las preguntas que se puede escuchar en el trailer y que lanza una periodista durante la reunión de temas del periódico. A lo que ella misma responde: «interroguemos al sistema». Y eso es precisamente lo que hicieron Kantor y Twohey, interpretadas por Zoe Kazan y Carey Mulligan, preguntar, investigar y sacar a la luz uno de los trabajos periodísticos de investigación que pasarán a la historia junto al escándalo Watergate.

El filme, que ya se puede disfrutar en el cine, expone las dificultades a las que se enfrentaron las periodistas. Las reporteras intentan convencer a esas mujeres que estaban aterrorizadas, algunas bajo amenazas y exigencias sexuales, a que después de tanto tiempo se enfrentaran a uno de los hombres más poderosos de Hollywood. Se tuvieron que enfrentar, además, a muchas personas que se interponían en el camino y que dudaban del testimonio de las víctimas: «¿seguro que esas chicas no buscaban acostarse con un productor con intención de medrar?», pregunta un hombre en el trailer.

Durante la película se puede ver la investigación que llevaron durante meses en el periódico, interrogando a diferentes mujeres para buscar testimonios que sacaran a la luz estos abusos. «Intentaba tocarme todo el rato, le pedí que me dejara en paz», «era joven, tenía miedo», «me silenciaron, quiero recuperar mi voz», son algunos de los testimonios de las mujeres que lo sufrieron.

«¿Cuántos Harveys puede haber ahí fuera?» se preguntan durante la película. Desde que aquel 5 de octubre de 2017 el The New York Times publicara bajo el titular «Harvey Weinstein lleva décadas silenciando con sobornos a quienes le acusan de acoso sexual» se ha demostrado que la fuerza de ese artículo y el poder del fenómeno que se hizo viral inspiraron a otras mujeres famosas de Hollywood a alzar la voz, y convirtió a Weinstein en uno de los principales símbolos del movimiento Me Too.