«Un magnate de Hollywood alcanzó acuerdos extrajudiciales para evitar acusaciones sobre abusos sexuales». En la portada del 5 de octubre de 2017 se leía este titular. La información sobre el productor Harvey Weinstein marcó un antes y un después en la historia de las denuncias sobre acoso sexuales. En esta ocasión el denunciado era el rey de Hollywood y las denunciantes actrices conocidas. Diez días más tarde la actriz Alyssa Milano publicaba un tuit en el que reconocía haber sufrido abusos y animaba a quien hubiera pasado por la misma experiencia retuiteara su mensaje y añadiera el hashtag #MeToo. Evocaba un lema de la activista Tarana Burke, quien pretendía crear lazos de sororidad entre las mujeres.

Las denuncias contra Harvey Weinstein no fueron las primeras, pero provocaron una tormenta en la sociedad. Ya no eran mujeres pobres y desemparadas las víctimas, también iconos de belleza, mujeres con gran fama y poder. Y también hombres. Empezaron a caer mitos uno tras otro, en la política, en la cultura, en la economía, en todos los ámbitos. Ahora es el cantante de ópera Plácido Domingo quien está acusado de tener una conducta sexual inapropiada y de abuso de poder por ocho cantantes y una bailarina. El tenor español ha señalado que las acusaciones son imprecisas y ha aclarado que las normas imperantes hace 30 años eran muy diferentes a las actuales.

La lista de poderosos acusados de acoso sexual cada día es mayor y abarca desde presidentes hasta actores o empresarios mediáticos. Hay casos recientes y otros que se remontan hace décadas. Destacaremos a diez de los casos más sonados:

Jeffrey Epstein, el depredador

Las revelaciones de la agencia Associated Press sobre Plácido Domingo se conocen apenas dos días después de que se suicidara en prisión Jeffrey Epstein, de 66 años, un depredador sexual que contó entre sus amistades al actual presidente, Donald Trump, y al demócrata Bill Clinton. Epstein apareció muerto en su celda el sábado y el FBI investiga las circunstancias de su muerte. Epstein se enfrentaba a cargos de tráfico sexual y conspiración.

Una de las personas más cercanas a Epstein era Ghislaine Maxwell, la hija británica del magnate Robert Maxwell, a quien acusan de ser cómplice de las fechorías de Epstein. Una de las mujeres que habría trabajado para el millonario, Virginia Roberts Giuffre, asegura que Epstien la había retenido como «esclava sexual».

Giuffre ha revelado cómo Epstein reclutaba a jóvenes, en su mayoría menores, para prostituirlas con políticos relevantes, incluso algún príncipe. Entre la lista de contactos de este peculiar empresario incluso está el príncipe Andrés de Inglaterra. Un vídeo en el que el entonces magnate inmobiliario Donald Trump y Jeffrey Epstein se divertían con dos decenas de mujeres se hizo viral este verano.

En una entrevista en 2002, Trump dijo: «Conozco a Jeff desde hace 15 años. Un tipo fantástico… Es muy divertido estar con él. Incluso se dice que le gustan las mujeres hermosas tanto como a mí, y muchas de ellos están en el lado más joven. Sin duda, Jeffrey disfruta de su vida social”. Sin embargo, una vez que estalló el escándalo, en julio pasado, Trump aclaró: «Jeffrey Epstein no era alguien que yo respetara. Lo eché (de su club de Mar-a-Lago)… No soy fan de Jeffrey Epstein».

Harvey Weinstein, un monstruo hollywoodense

Reconocido por producir Pulp Fiction o Scream, para Miramax, y El discurso del rey o Vicky Cristina Barcelona, fue uno de los hombres más poderosos de la industria cinematográfica en su meca de Hollywood. Una investigación de The New York Times descubrió que había pactado con ocho mujeres para evitar denuncias por acoso sexual. También The New Yorker publicó un reportaje sobre tres mujeres que aseguraban haber sido violadas por el productor. El comportamiento de Weinstein con estas mujeres, veinteañeras cuando sufrieron los abusos, era similar. Con la promesa de un posible trabajo se citaba con ellas en un hotel y las recibía con poca ropa. Les pedía sexo o un masaje. Guardaron sliencio la mayoría porque temían represalias o estaban avergonzadas. Algunas sí intentaron denunciarlo pero fueron convencidas para no hacerlo a cambio de dinero y la firma de un contrato en el que se especificaba que no significaba que el productor admitiese los hechos.  Rose McGowan, conocida por la serie Charmed, firmó un acuerdo por el que recibió 100.000 dólares por su silencio.

Las actrices que han declarado que Harvey Weinstein intentó acostarse con ellas son innumerables: Angelina Jolie, Gywneth Paltrow, Rosanna Arquette, Ashley Judd, Uma Thurman, Salma Hayek, entre otras. Salma Hayek escribió un artículo demoledor en The New York Times titulado Harvey Weinstein, mi monstruo. «No sabía que muy pronto yo tendría que decir no. No a abrirle la puerta a cualquier hora de la noche en hotel tras hotel y locación tras locación donde se aparecía inesperadamente, incluido un sitio en el que estaba rodando una película en la que él ni siquiera estaba involucrado. No a bañarme con él. No a dejarlo que me viera bañarme. No a dejarlo que me diera un masaje… No, no, no, no, no… Con cada rechazo surgía la ira maquiavélica de Harvey», escribió Salma Hayek.

La BBC estrena en otoño un documental sobre el caso titulado Untouchable: The Rise and Fall of Harvey Weinstein, dirigido por Ursula Macfarlane. «Lo sabíamos todos», reconoce uno de los entrevistados. Es un testimonio coral, construido a través de sus víctimas, ex compañeros de trabajo, o amigos de la infancia, sobre el productor. El juicio a Harvey Weinstein empieza el 9 de septiembre.

Donald Trump, un presidente misógino

El vídeo de Access Hollywood, de 2005, en el que el entonces candidato a la Presidencia alardea de cómo su poder le facilita poder besar a mujeres atractivas y a tocarlas en sus partes íntimas sin su consentimiento dio paso a que una decena de mujeres le acusaran de abusos y comportamiento indecente. Trump se justificó diciendo que el vídeo reproducía «una conversación entre hombres». Siempre ha negado las acusaciones de las denunciantes a quines les reprocha ser divulgadoras de «noticias falsas».

Una de las que querían llevar a Trump a los tribunales era Summer Zervos, ex participante del programa El aprendiz, en el que el magnate inmobiliario era el protagonista. Zervos dijo ser objeto de una campaña de difamación por parte del equipo legal de Trump. Recientemente la periodista E. Jean Carroll ha desvelado que Trump intentó abusar de ella en un probador de unos grandes almacenes, hecho que relata en un libro de próxima aparición, What do we need men for? El incidente tuvo lugar, según Carroll, a finales de 1995 o principios de 1996. Trump lo negó: «Primero, no es mi tipo. Segundo, no sucedió», contestó en The Hill. Incluso su ex esposa Ivana Trump le acusa de violación en la demanda de divorcio.

No es el primer presidente al que acusan de abusos sexuales o comportamiento inapropiado. En el caso de Bill Clinton sus relaciones con Monica Lewinsky, que ahora produce una película sobre su vida, fueron consentidas, si bien ella era becaria veinteañera y él era presidente del país más poderoso del mundo.

George H.W. Bush y su chiste verde

La actriz Heather Lind declaró en octubre de 2017 que el ex presidente George HW Bush le había tocado la espalda durante una sesión fotográfica. Desde entonces varias mujeres confesaron también cómo se había acercado a ellas en exceso o había iniciado tocamientos no deseados. Una mujer dijo a la CNN cómo había sufrido estos acercamientos cuando él era presidente en 1992. Incluso aludieron a un chiste verde con el que solía tratar de tantear el terreno. «¿Sabes quién es mi mago favorito? David Cop-a-feel».  Es un juego de palabras en inglés con Copperfield, apellido del conocido mago y la expresión que significa «meter mano».

Un portavoz del ex presidente emitió el siguiente comunicado: «A los 93 años de edad, el presidente Bush está en silla de ruedas desde hace cinco años, de forma que sus brazos no quedan a la altura de la espalda de nadie que se ponga a su lado en una foto. Para relajar el ambiente, suele contar el mismo chiste. Algunas mujeres lo consideran inocente, otras inapropiado. Pide disculpas sinceramente a cualquiera que se haya sentido ofendida».  Murió el 30 de noviembre de 2018.

Mario Testino y Bruce Weber, fotógrafos acosadores

Trece asistentes y modelos masculinos que trabajaron con el fotógrafo Mario Testino, favorito de la familia real británica y de estrellas como Madonna, revelaron a The New York Times que les sometió a toqueteos y masturbación. Otros 15 sostuvieron acusaciones similares contra Bruce Weber, autor de campañas para Calvin Klein, por ejemplo. Son dos hombres poderosos que pueden determinar el destino de un modelo. Si lo vetan, difícilmente seguirá en la industria. Sus representantes lo negaron todo. Sin embargo, uno de sus asistentes Roman Barrett, dijo: «El acoso sexual era constante». Intentó abusar de él.

“Si querías trabajar con Mario, tenías que hacer una sesión de desnudos en el Chateau Marmont”, dijo Jason Fedele, quien apareció en esas campañas de la marca. “Todos los agentes sabían que es lo que debías hacer para mejorar o progresar en tu carrera”, según publicó The New York Times.

Testino inmortalizó el compromiso del príncipe Guillermo y Kate Middleton. En 2014 recibió la Orden del Imperio Británico. Fue quien hizo las fotos de Madonna cuando fue madre de su primogénita en 1996. Las celebridades le adoran.

Plácido Domingo, el último icono se tambalea

Ocho cantantes y una bailarina han denunciado que fueron acosadas sexualmente por el tenor español Plácido Domingo, según una investigación de la agencia Associated Press. Solo una de las mujeres se ha identificado.  Los encuentros habría tenido lugar a finales de los 80. Siete de las nueve mujeres aseguran que creen que sus carreras se vieron perjudicadas por rechazar al cantante.

Patricia Wulf, una mezzosoprano que cantó con Domingo en la Ópera de Washington, es la única de las mujeres que ha aceptado ser identificada, ya que el resto continua trabajando en el sector o bien temen represalias, humilladas o acosadas públicamente.

En un comunicado, Domingo afirmó:“Las acusaciones de estas personas no identificadas, que se remontan hasta 30 años, son profundamente preocupantes, e inexactas tal como se describen… Aun así, es doloroso saber que puedo haber molestado a alguien o haberles hecho sentir incómodas, sin importar cuánto tiempo haya pasado y pese a mis mejores intenciones. Yo creía que todas mis interacciones y relaciones fueron siempre bienvenidas y consensuadas. La gente que me conoce o ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que dañe, ofenda o avergüence a nadie a propósito”, añadió.

“Sin embargo, reconozco que las normas y estándares por los que se nos mide hoy, como debe ser, son muy diferentes de lo que eran en el pasado. He tenido la bendición y el privilegio de haber tenido una carrera de más de 50 años en la ópera y me atendré a los estándares más altos”, concluye esta nota enviada a petición de la agencia de noticias.

La Orquesta de Filadelfia ha retirado su invitación para el concierto de inauguración de la temporada, el 18 de septiembre, tras saltar a la luz las acusaciones.