El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha planteado que los guardias civiles de Tráfico que pasen a la reserva puedan ejercer de examinadores del carné a partir de 2020, una medida incluida en un plan de choque que prevé reducir en 90.000 los exámenes prácticos pendientes tras dos años de conflicto laboral en este sector.

En declaraciones a los medios antes de comenzar en Murcia la reunión que cada año celebran los directivos de la Dirección General de Tráfico (DGT) con los jefes provinciales de Tráfico, Navarro ha subrayado que hay que «aprovechar» la «larga» experiencia de los agentes que pasan a la reserva.

También ha asegurado que los agentes de la Sección de Tráfico están probando diversos modelos de airbag para motoristas, cuyo precio se ha reducido y que ha sido mejorado técnicamente, y ha apuntado que, cuando comiencen a implantarse en la Guardia Civil, será la «mejor promoción» para que empiecen a normalizarse entre los motoristas, informa Efe.

Respecto al plan de choque, Navarro ha estimado que entre el 30 de septiembre de este año y el 1 de julio de 2020 se haya reducido la bolsa de exámenes prácticos pendientes de realizar: de los 300.000 actuales a 210.000.

La medida va incluida en un plan de choque que prevé reducir en 90.000 los exámenes prácticos pendientes tras dos años de conflicto laboral

De manera que en julio de 2020, la situación esté «normalizada», ha añadido.

Para ello, se invertirán 900.000 euros en las horas extras de los examinadores; se convocarán 100 plazas en la oferta de empleo público de 2020 para examinadores; se incrementará en 20 plazas el personal itinerante para zonas con más demanda y se realizarán las pruebas fuera del horario habitual, tanto por las tardes como algunos fines de semana.

Asimismo, el director de la DGT ha incidido en los cambios que se está produciendo en el tráfico urbano, poniendo como ejemplo que las políticas restrictivas del uso del vehículo de cuatro ruedas está provocando la proliferación de motocicletas y ciclomotores.

Ha añadido que la distribución urbana de mercancías es un asunto principal en la movilidad, y ha puesto como ejemplo que el próximo viernes, el Black Friday, está previsto que haya 8.900 vehículos de transporte más para poder repartir 80 millones de paquetes en España.

Otra de las medidas que estudia la DGT es que el carné de conducir como la ficha técnica del vehículo y el certificado de la ITV, puedan llevarse en el teléfono móvil, sin necesidad de portar los documentos físicos.

Ante la llegada de la Navidad, Navarro ha lamentado que estas fechas «suenan a alcohol», que es «incompatible» con la conducción, recordando que el 24% de los conductores fallecidos en 2018 presentaban altas tasas de alcohol en sangre al realizarse la autopsia.

Por otro lado, ha detallado que en lo que llevamos de año ha habido 987 muertes en las carreteras españolas, por lo que prevé que el 1 de diciembre se lleguen al millar de víctimas mortales.