Muere el comandante del avión siniestrado este jueves frente a las costas de La Manga, en Murcia. El piloto era Eduardo Garvalena Crespo y pertenecía a la Patrulla Águila, tenía 38 años y había nacido en Granada , según ha informado el Ejército del Aire. Se da la circunstancia de que el piloto accidentado sustituyó hace dos años en esa posición a Francisco Marín, el instructor de la Academia General del Aire (AGA) que falleció en circunstancias similares el pasado mes de agosto cuando pilotaba el mismo tipo de reactor, un C-101.

Además, este contaba con una experiencia de más de 2.000 horas de vuelo en diferentes escuadrones del Ejército del Aire, entre ellos en el Ala 14 al mando del caza Eurofighter. En el año 2017 se incorporó a la Academia General del Aire en San Javier. En el exterior, ha participado en la misión de Policía Aérea del Báltico en Lituania en el año 2016 y en la Operación Atalanta en Yibuti en 2018.

En sus cuentas de redes sociales, la Patrulla Águila publicó este miércoles un mensaje en el que indicaba que sus integrantes estaban ultimando todos los detalles para el comienzo de temporada.

El suceso ha ocurrido en el kilómetro 6-7, frente al hotel Galúa. El avión se trataba de un Airbus C-101 Aviojet, una aeronave dedicada a la enseñanza de pilotos y el vuelo acrobático que cuenta con más de 40 años de servicio en el Ejército del Aire español.

Este siniestro es el tercer accidente aéreo que ocurre en la costa de la Región de Murcia en los últimos siete meses. El primero ocurrió el 26 de agosto de 2019, también en La Manga, cuando otro avión C-101 de la Patrulla Águila cayó en un vuelo de entrenamiento al mar y falleció el piloto Francisco Marín.

El 18 de septiembre posterior, el instructor Daniel Melero y la alumna alférez Rosa Almirón de la Academia General del Aire perdieron la vida en el accidente de una aeronave militar Tamiz E-26 también en aguas del mar Menor, concretamente en las proximidades de Santiago de la Ribera y tras despegar de la base aérea de San Javier.

Según Emergencias, esta vez, varias llamadas de vecinos alertaron de que «un objeto volador» había caído al mar. Desde el 112 confirmaron que «por el momento se ha establecido un dispositivo para tratar de averiguar qué ha pasado». El siniestro ha tenido lugar muy cerca de donde se produjo el primer accidente, donde falleció el comandante Marín.

Los medios de búsqueda han encontrado ya restos del aparato y el Ejército del Aire no tiene «indicios» de que el comandante Garvalena haya podido eyectarse antes del siniestro.