La Evaluación de Acceso a la Universidad de Madrid (EvAU), antigua Selectividad, se extenderá finalmente cuatro días, del 6 al 9 de julio en lugar de los tres habituales, para evitar aglomeraciones durante el desarrollo de la prueba y lograr una ocupación en las aulas solo del 33 por ciento.

Así lo acordó la comisión coordinadora de la EvAU, que reúne a las universidades con las consejería de Educación y Universidades, en la que se aceptó la propuesta trasladada por las propios centros para realizar los exámenes de la convocatoria ordinaria durante cuatro días.

Con ello, según han detallado a Europa Press fuentes del departamento que lidera Eduardo Sicilia, se consigue el objetivo de «dispersar» al alumnado para mantener la distancia social preventiva ante el coronavirus y que la prueba se celebre en los propios centros universitarios.

Así, la organización de la prueba pauta dos días para la celebración de las asignaturas troncales. Por un lado, el día 6 será el turno para los alumnos de la modalidad de ciencias y el día 7 corresponde a alumnos de itinerarios de letras.

A su vez, el 8 y el 9 de julio se reserva para asignaturas de libre elección y el día 10 de julio se reserva para atender incidencias que pudieran haber surgido durante los exámenes.

La Administración regional surtirá en todas las aulas de material higiénico-sanitario, como mascarillas y geles hidroalcohólicos

Con ello, según las mismas fuentes, se logra que no haya aglomeraciones, se gana espacio para dispersar al alumnado y se respeta además la capacidad de aforo que pide el Ministerio de Sanidad, de ocupar como límite el 33 por ciento de la capacidad de las aulas.

En consecuencia, esparciendo un día más la EvAU las pruebas se pueden desarrollar en las propias universidades, que agradecieron durante la reunión de ayer los ofrecimientos trasladados para acoger los exámenes de instituciones exteriores, como puede ser Ifema o institutos de la región.

Además, se hará durante estos días un protocolo de acceso a los centros coordinado con la Delegación del Gobierno y la Consejería de Interior de la Comunidad de Madrid. Junto a ello, la administración regional surtirá en todas las aulas de material higiénico-sanitario, como mascarillas y geles hidroalcohólicos.

Por su parte, desde las universidades públicas de Madrid detallan que desde hace semanas presentaron diversas propuestas sobre la EvAU con los objetivos de «reducir aglomeraciones en los transportes, controlar la entrada y salida de los estudiantes a los campus y a las aulas de examen, y que los procesos de corrección y de reclamación se realicen en condiciones que aseguren la igualdad de oportunidades para todos los estudiantes que concurren a la prueba».

Con la «preocupación de garantizar que la EvAU se realice en las mejores condiciones sanitarias y organizativas», la comisión coordinadora ha aprobado un «plan alternativo» que pasa por ampliar los días de desarrollo de la prueba y «reducir» la presencia de los estudiantes en los campus universitarios dónde se celebrarán las pruebas.

Como punto principal se ha realizado una adecuación de las fechas y el horario, de manera que al «reordenar en más días» la asistencia de los estudiantes según su modalidad de Bachillerato y sus materias de examen, se «reducirá la masificación de transportes y espacios de las universidades, que serán de uso exclusivo para la prueba».

Además, los llamamientos serán «escalonados, las materias más concurridas se desdoblarán y serán separadas, y la ocupación de las aulas se reducirá al 33 por ciento», sobre su aforo ordinario, con lo que se podrá mantener la distancia de separación recomendada.

Por otra parte, las universidades públicas instan en un comunicado a las autoridades competentes a la elaboración de un protocolo sanitario en el que se establezcan las medidas de seguridad de concurrencia a la prueba por parte de estudiantes, profesores y personal de administración (necesidad de uso de mascarillas y otras medidas de protección) y de un protocolo de seguridad en el transporte y los accesos a los campus.