La Fiscalía de Castilla y León ha anunciado este miércoles que recurrirá ante el Tribunal Supremo y pedirá que se revoque la sentencia del caso Arandina, al entender que el Tribunal Superior de Justicia no se ajustó a derecho en las condenas a dos de los acusados, que vieron rebajada su pena de 38 años a 3 y 4 años, respectivamente, al considerar abuso y no agresión sexual.

En un comunicado, el Ministerio Fiscal admite que en este recurso de carácter «extraordinario y restrictivo» no se puede utilizar «para rebatir la calificación de delito de abuso sexual ni para recurrir la absolución del tercero de los acusados», que también había sido condenado en primera instancia a 38 años, pero fue exonerado de culpa por el TSJCyL.

Para la Fiscalía «hubo una aplicación indebida de la atenuante analógica de la cercanía de edad y la proximidad en el grado de desarrollo o madurez con la víctima».