La asociación Abogados Cristianos presentó una querella por prevaricación contra la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, por poner en la imagen de fondo del perfil oficial del Cuerpo en Twitter la bandera LGTBI –que representa los colores del arcoíris– con motivo de la celebración del Orgullo. Finalmente, la Guardia Civil ha eliminado la bandera LGBT de su perfil de Twitter, decisión que han celebrado algunos usuarios de la red social con un «ahora sí».

La asociación señalaba en un comunicado que solicita igualmente «medidas cautelares para obligar a la institución a quitar la bandera de sus redes sociales». Según detalla la querella, «la colocación de un distintivo ideológico que representa al lobby LGTBI» junto con el escudo de la Guardia Civil «viola la obligación de neutralidad ideológica de cualquier administración pública».

La querella recalca que «vinculando una ideología a la propia institución de la Guardia Civil, la querellada estaría vulnerando no sólo el deber de neutralidad de la Institución Pública, sino las de todos sus miembros, a los que sin su consentimiento y en contra de la mencionada Ley 11/2007, estaría vinculando a una determinada ideología, en contra de su deber de neutralidad».

Por otra parte, la presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, ha denunciado que el Gobierno de Pedro Sánchez «no ha dejado de utilizar las administraciones públicas al servicio de su agenda ideológica desde que llegó al poder».