23 jóvenes, 17 de ellos en Villamayor de Santiago (Cuenca) y seis en Madrid, han tenido que ser confinados tras haber estado en contacto durante el pasado fin de semana en esta localidad conquense con otro joven, residente en Madrid, que ha dado positivo en la prueba de COVID-19.

El Ayuntamiento de Villamayor de Santiago ha comunicado en su cuenta de Facebook que el joven contagiado les comunicó este miércoles que había dado positivo en una prueba PCR, por lo que han decidido confinar, por prevención, a los amigos que tuvieron contacto con él durante el fin de semana, según marca el protocolo sanitario, a pesar de que el joven infectado «llevó todo el tiempo mascarilla», ha precisado el Consistorio.

Asimismo, ha indicado que a los 17 jóvenes que están confinados en Villamayor de Santiago, desde el Hospital Virgen de la Luz, de Cuenca, les han trasladado que se les hará una prueba PCR entre los días 21 y 22 de julio, cuando hayan transcurrido diez días del contacto, para evitar «falsos negativos».

Sin embargo, si antes de esa fecha alguno mostrase síntomas se les haría la prueba de forma inmediata, ha añadido el Ayuntamiento de Villamayor de Santiago, que ha pedido a los vecinos, y en especial a los jóvenes «responsabilidad», debido a que, según el Consistorio, «parece en algunos comportamientos que se está bajando la guardia, y no debe ser así».

También ha subrayado que es imprescindible mantener la distancia social y cumplir con las medidas de higiene y uso de mascarilla.

Por otra parte, el Ayuntamiento ha decidido trasladar a partir del mes de agosto el mercadillo de los jueves a otro emplazamiento, la calle Gustavo Torner donde se monta la feria debido «a las dificultades para mantener la distancia social». EFE