Iker Casillas ha anunciado oficialmente que se retira después de haber cumplido su contrato con el Oporto, el culb en el que militaba hasta este momento y con el que levantó recientemente la Taça de Portugal.

A pesar de que la noticia ya se conocía, el portero ha querido confirmarlo en sus redes sociales, donde ha publicado una emotiva carta en la que se despide de su larga y exitosa carrera como futbolista. «Hoy es uno de los días más importantes, y a la vez más difíciles, de mi vida deportiva: ha llegado el momento de decir adiós», comenzaba la misiva.

En ella, da las gracias a todas las personas que le han ayudado a lo largo de su andadura, desde su familia, entre los que hace una mención especial para su mujer, Sara Carbonero, y sus hijos, Martín y Lucas; a los presidentes, compañeros y aficionados de los clubes en los que ha militado, y a quienes conforman la Selección Española, con la que ha ganado un Mundial y dos Eurocopas.

Finalmente, ha agradecido al fútbol que le haya dado «todo» y por permitirle «vivir una vida llena de emociones y pasión». «Tengo claro que no es un punto y final, el viaje no acaba aquí. Esto sigue, y seguro que pronto nos encontraremos de nuevo», ha asegurado, dejando así la puerta abierta a volver al fútbol profesional en el equipo técnico o la dirección de algún club.