Madrid reducirá para este curso el número máximo de alumnos por clase de 25 a 2o desde infantil a segundo de Educación Secundaria Obligatoria, niveles en los cuales la educación será presencial 100%. Se trata de un cambio sobre la idea inicial de semipresencialidad que pasa a empezar en 3º de ESO. A partir de ese nivel la presencia en las aulas será de un tercio a la mitad del horario semanal.

Son novedades de la estrategia para la vuelta al cole que acaba de presentar la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quién ha asegurado que el plan es fruto del «trabajo de siete semanas entre las consejerías de Educación y Sanidad» y 370 millones de euros de inversión. «No podemos permitir que una generación entera de estudiantes pierda sus oportunidades», ha indicado.

Otra de las novedades más importantes del plan es el retraso de la vuelta al cole a partir de 4º de Primaria, que en principio se iba a realizar entre el 4 y 9 de septiembre y que ahora se alarga. Desde cuarto a sexto de primaria empezarán el 17 de septiembre (antes el 9) y de primero y segundo de ESO lo harán el 18.

En su plan, la Comunidad de Madrid recomienda que los abuelos no acompañen a los alumnos a clase y posibilita que los alumnos se lleven la comida del comedor a casa.

La incorporación de los alumnos de 1º y 2º de ESO a la educación 100% presencial implica, según ha asegurado el consejero de Educación, Enrique Ossorio, la contratación de 2.000 docentes en estos niveles, lo que eleva a 10.600 las incorporaciones de personal a los centros educativos para este curso.

Para la combinación de clases presenciales y online, la Comunidad ya había anunciado la compra de 70.000 ordenadores y 6.100 cámaras para la vuelta a clase semipresencial. Cámaras que se instalarán en las clases «siempre con el consentimiento del profesor», según ha indicado Ayuso.

Para garantizar la seguridad en la vuelta a las aulas, Madrid ha anunciado también la realización de 100.000 tests a la comunidad docente, además de 13.000 a alumnos y 1.500 a profesores que constituirán un estudio serológico para evaluar el grado de inmunidad de la comunidad.

El uso de mascarilla obligatorio durante toda la jornada se establece a partir de los seis años y se les tomará la temperatura diariamente con unos termómetros que dispensará la Comunidad de Madrid, según el consejero. La Comunidad ha anunciado también que dispensará con 9,5 millones de mascarillas y 650.000 litros de gel hidroalcohólico. Cada centro contará, ha afirmado Ayuso, con un coordinador COVID. La Consejería prevé contratar también 150 profesionales de enfermería y la ampliación de los contratos de limpieza.

Ayuso ha asegurado que su objetivo es que las clases no se interrumpan. «Este curso no se parará, los padres deben volver tranquilos al trabajo». Además, ha afirmado que su «deseo es que la bajada de ratios sea permanente».

El plan da seguimiento a las recomendaciones que ya publicó la Comunidad de Madrid en julio y que contemplaba cuatro escenarios de actuación. Dada la evolución de la pandemia, el plan contempla la incorporación de los alumnos ya en la fase 2 (de semipresencialidad).

simón sigue en el planteamiento erróneo de la pandemia. cuadno pedimos los cambios de fase una de las característi