Sociedad

Buscan a un capo mafioso al que dejó libre la Audiencia Nacional por un error

La Justicia italiana pide su entrega por los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de estupefacientes y extorsión

Detención de Vittorio Raso el sábado 12 de octubre. POLICÍA NACIONAL

La Audiencia Nacional ha ordenado la busca y captura de un destacado miembro de la organización criminal italiana ‘Ndrangheta’, la mafia calabresa, que quedó en libertad cuando fue puesto a disposición judicial al estar en ese momento solo acusado de un delito de extorsión.

Según ha adelantado El País y han confirmado a Efe fuentes de la Audiencia Nacional, a las pocas horas de quedar en libertad, el juzgado en funciones de guardia ante el que había comparecido recibió una ampliación de los delitos por los que Italia pide su entrega -pertenencia a organización criminal y tráfico de estupefacientes, además de extorsión-, por lo que ordenó de nuevo su detención.

Pero ya fue demasiado tarde, porque cuando la Policía fue a buscarle había desaparecido y aún no ha logrado dar con su paradero.

El presunto capo, Vittorio Raso, de 41 años, fue detenido en Barcelona por la Policía Nacional en virtud de una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) de las autoridades italianas por delitos de pertenencia a organización criminal, extorsión y tráfico de drogas.

El sábado de la semana pasada, el juzgado que se encontraba de guardia, ese día a cargo de Alejandro Abascal, juez de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6, recibió una comunicación sobre el detenido en la que se le informaba de que se encontraba en un hospital en Barcelona y hasta el martes no podía ser puesto a disposición judicial.

En esos días, según las fuentes de la Audiencia Nacional, solo figuraba acusado de extorsión, por lo que el juez únicamente le preguntó por ese delito que, al no ser grave, implicó su puesta en libertad.

Sin embargo, dos horas después de que hubiera declarado, llegó al juzgado un atestado ampliatorio con nuevos delitos más graves, por lo que el magistrado reclamó sin éxito que se le pusiera de nuevo a disposición judicial.

Según informó la Policía en un comunicado a raíz de la detención, el fugado contaba con cobertura de la ‘Ndrangheta al ser un importante miembro dentro de su estructura, ya que ocupaba el cargo de «Vangelo», figura destacada dentro de la organización calabresa que desarrolla principalmente su actividad criminal a través del tráfico de drogas y armas.

La investigación comenzó en el mes de octubre de 2018, después de que los agentes especializados en la localización de fugitivos de la Policía Nacional tuvieron conocimiento, gracias a la colaboración con las autoridades de Italia, de que un ciudadano italiano reclamado por ese país  podría ocultarse en la provincia de Málaga.

Tras diferentes pesquisas, los agentes constataron que el fugitivo, que disponía de una gran cobertura por parte de la ‘Ndrangheta, había huido de Málaga para asentarse en Barcelona.

El pasado mes de julio, y tras dos años de investigación, los agentes tuvieron conocimiento de que podría intentar salir en barco de Barcelona con destino Brasil y de que un camión podría traer documentación falsa para él, así como una gran cantidad de dinero en efectivo.

El fugitivo fue localizado y detenido finalmente en un barrio de Barcelona y se comprobó que llevaba un documento de identidad italiano falso, por lo que también se le imputa un presunto delito de falsedad documental.

Los motivos por los que se había emitido una Orden Europea de Detención y Entrega se remontan a 2016 cuando el detenido, formando parte de la ‘Ndrangheta, se dedicaba a extorsionar a las víctimas mediante amenazas y violencia, para cobrar un interés del 10 % mensual a personas a las que la organización había prestado previamente una suma de dinero que solía oscilar entre 40.000 y 50.000 euros.

Tras la detención del fugitivo, la Brigada Móvil de Turín llevó a cabo algunos registros contra particulares en Italia estrechamente vinculados al arrestado.

Los agentes italianos se incautaron de más de 360.000 euros en efectivo, más de 13 kilos de estupefacientes, una pistola, una carabina y una metralleta, todos de origen ilegal, así como una gran cantidad de munición. 

Comentar ()