El restaurante zaragozano Bodegón Azoque no vive su mejor momento. Tampoco lo hace la hostelería en nuestro país, que de nuevo afronta unas medidas restrictivas y una incertidumbre que ha provocado que muchos comercios vean el cierre como la única salida posible a la crisis.

Debido a las medidas que Aragón ha decretado en la región, acordes al Nivel 3 de alerta, y al no poder contar con terraza en su negocio -pues está prohibido comer en los espacios interiores- los dueños del local se ven obligados al cierre.

A través de las redes sociales, los dueños de Bodegón Azoque mostraron un emotivo y conmovedor mensaje a la ciudad, declarando que les «vuelven a cerrar… Desde pequeños nos inculcan que el esfuerzo siempre tiene su recompensa, pero en momentos como este te hacen pensar que no es así», decía.

«Ojalá podamos volver a nuestro oficio, nuestra pasión, nuestra vida diaria en breves, pero no un 70 % como anuncian, si no todos y volvamos a ser los de siempre, los que abrimos un hueco de nuestra casa para que la gente pueda compartir sonrisas, momentos inolvidables y placeres», concluía el mensaje.

Un aluvión de mensajes de apoyo

Desde que publicaran el mensaje, los dueños de Bodegón Azoque han recibido miles de llamadas de apoyo de toda España, tal y como recoge el Heraldo de Aragón.

«La idea fue querer demostrar el sentimiento de desazón que produce un hecho como este, pero vemos que la gente la verdad es que se ha volcado mucho», ha indicado José María Fontanellas, uno de los cinco propietarios y jefe de sala del restaurante al medio local.