El número de víctimas mortales de accidentes de tráfico ha pasado de 9.344 en 1989 a 1.755 en 2019, lo que representa una reducción del 80%, una cifra que en 2019 situó a España como el sexto país con menor tasa de fallecidos por tráfico, detrás de Suecia, Irlanda, Malta, Dinamarca y Luxemburgo. Si bien, en 2020, España ascendió a la cuarta posición en dicho ranking.

La tasa poblacional española se situó en 2019 en 37 muertos por millón de habitantes, muy lejos, por ejemplo, de la que presentan la mayoría de países de Latinoamérica, cuyo índice se encuentra entre 142 y 209 fallecidos por millón de habitantes.

No obstante, el peligro en la carretera continúa por no tomar las suficientes precauciones. Hay vías en las que el riesgo es mayor por el trazado y el estado en el que se encuentran las mismas. Según el informe XVIII Informe EuroRAP 2020 de Real Automóvil Club de España (RACE), estas son las carreteras más peligrosas de España:

  • N-340, del enlace con la A-7 (Málaga) a Almuñecar (Granada), con una media de 10,3 accidentes graves al año.
  • N-340, de Carchuna (Granada) a Castell de Ferro (Granada), con una media de 6,7 accidentes graves al año.
  • N-230, de Sopeira (Huesca) a Pont de Suert (Lleida), con una media de 4,3 accidentes graves al año.
  • N-322, de la variante de Puente Genave (Jaén) a Albacete, con una media de 4,3 accidentes graves al año.
  • N-623, de Santander a Entrambasmestas (Cantabria), con una media de 4 accidentes graves al año.
  • N-322, de Casas de Ves (Albacete) a Villatoya (Albacete), con una meda de 3,7 accidentes graves al año.
  • N-432, de la variante de Azuaga (Badajoz) a la variante de Granja de Torrehermosa (Badajoz), con una media de 2,3 accidentes graves al año.
  • N-430, de Puertollano (Ciudad Real) a Torralba (Ciudad Real), con una media de 2 accidentes graves al año.
  • PO-10, del enlace de la AP-9 al enlace de la N-550, ambas en Pontevedra, con una media de 1 accidente grave al año.
  • PO-11, del enlace de la AP-9 al enlace de la PO-12, ambas en Pontevedra, con una media de 1 accidente grave al año.

Asimismo, este estudio evalúa los tramos negros o puntos más peligrosos de nuestras carreteras:

  • N-240 en Huesca (entre el km 300 y el 316,8).
  • N-541 en Ourense (entre el km 23,5 y el 33,6).
  • N-345 en Murcia (entre el km 0 y el 7,2).
  • N-642 en Lugo (entre el km 0 y el 8,2).
  • N-550 en A Coruña (entre el km 26,8 y el 36,9).
  • N-340 en Málaga (entre el km 296,4 y el 312,9).
  • N-433 en Huelva (entre el km 113,8 y el 127,5).
  • N-601 en León (entre el km 285,3 y el 300,4).
  • N-330 en Valencia (entre el km 188 y el 210,4).

Los accidentes de tráfico se cobraron la vida de 870 personas hasta finales de 2020, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). En diciembre de 2020, un total de 80 personas se dejaron la vida en las carreteras, lo que representaba una variación de -21 víctimas mortales en comparación con el mismo periodo del año anterior.