Una peregrina camina hacia Santiago de Compostela. Carlos Castro / Europa Press

Sociedad

Del Camino de Santiago al 'trading', las sectas aprovechan la salida de la pandemia

Un testimonio personal puso luz el pasado mayo a algo que algunos expertos en sectas ya sospechaban. Ligó la organización Camino Universal, que anuncia en su web peregrinaciones organizadas a Santiago de Compostela, con la Orden del Temple de la Jerusalén Celeste, una secta esotérica con origen en Francia a mediados del siglo XX. La voz de un ex adepto en Redune – Red de prevención sectaria y del abuso de debilidad – relató el oscurantismo y las presiones de esta secta que aprovecha la vulnerabilidad de los peregrinos, abiertos a conectar o en proceso de búsqueda de identidad o superación personal, para captarles.

“El Camino de Santiago me parece un lugar ideal para captar y hacer caer a la gente. Porque los peregrinos están muy abiertos a la gente con la que se cruzan”, apunta Laura Merino, psicóloga clínica y experta en sectas, que ve la pandemia y ahora su salida paulatina como un momento idóneo para la expansión de estos movimientos. “La situación que hemos vivido ha generado gran inseguridad, muchos problemas que han dejado a mucha gente en una situación vulnerable y sin duda estos momentos son aprovechados por los grupos”.

Luis Santamaría, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), explica que sectas como La Orden del Temple de la Jerusalén Celeste se valen de “fachadas no identificables como sectas, tales como la web de peregrinación, pero también editoriales o grupos de artes marciales para llegar a la gente”. “Luego dicen que tienen un conocimiento oculto que solo transmiten a sus miembros, que solo pueden ir accediendo a él si van pasando de nivel dentro. Así los miembros no saben realmente lo que hay hasta que no están dentro”, explica.

El ex adepto a la Orden, que permaneció en ella 15 años, relató a Redune además de la captación en el Camino de Santiago, el recorrido que él mismo siguió dentro de la secta. De meditaciones y rituales para “ascender energéticamente” con mucha “presión y culpabilidad”.  Más adelante, “técnicas sexuales”, actitudes apocalípticas, “abuso psicológico, coacción de grupo” que le hicieron, entre otros, romper con su pareja.

La crisis del coronavirus supone, a juicio de Santamaria, “un terreno abonado para las sectas porque la gente busca esperanza, un objetivo en la vida. Y estos grupos te venden claves para entender la realidad, prometiendo capacidad para intervenir de forma mágica en ella”.

El presidente de Redune, Juantxo Domínguez, confirma que movimientos como éste “han eclosionado con la pandemia” y que las solicitudes de ayuda que llegan a su red se ha visto multiplicada por siete u ocho en comparación con tres años atrás. “Sectas como ésta utilizan un paraguas legal atractivo para atraer a la gente y cuando seleccionan a alguien les hacen comenzar a ciegas antes de revelarles que son una organización secreta”.

Sin embargo no es sólo el Camino de Santiago un lugar donde las sectas parecen vivir un momento de auge. Otras temáticas, explica el psicólogo autor de ¡Captados!, Miguel Perlado, también están al alza. “Son las que tienen que ver con movimientos sanadores, pseudoterapéuticos, en casos negacionistas. Y también los de corte comercial o de negocio, aprovechando las situaciones tan difíciles a nivel económico y familiar consecuencia de la pandemia”, explica Perlado.

Precisamente también otra de estas presuntas organizaciones sectarias era noticia ante la demanda colectiva de cientos de familias. Se trata de IM Mastery Academy, que acumula más de 450 denuncias por estafa como destapó en una serie de denuncias el youtuber Carlos Tamayo y que ha llevado el bufete de abogados Bardavío.

En los últimos meses las estafas económicas y en torno al trading han aumentado y como publicó El Independiente el pasado febrero el 3% de los jugadores rehabilitados habían perdido dinero en Bolsa, en muchas ocasiones ligados a una empresa que resultó ser una estafa.

Otra de las compañías señaladas por estafa es Awaken Dreamers, una empresa que ofrece cursos online para ganar dinero a través del emprendimiento. Una de las víctimas de esta organización piramidal contó su experiencia en una entrevista con un youtuber (Team Kikos). Le engancharon a base de «constancia», aseguraba, y le fueron metiendo e instando a meter amigos en esta estafa piramidal de corte sectario. «Los de arriba del todo son los que escriben los guiones», explicaba la víctima sobre el argumentario que le pasaban para que fueran a su vez captando víctimas. Durante los meses que estuvo, no ganó nada sino que pagó todos los meses para pertenecer a la academia en la que consiste la organización.

“Cualquiera es susceptible”

“Tras 10 años trabajando con víctimas de sectas he desmitificado la creencia de que quienes caen son más débiles o más tontos de alguna manera. Cualquiera es susceptible porque las sectas tienen mucha experiencia y facilitan la resolución de cualquier problema que presente el individuo. De soledad, de angustia, filosófico, económico, terapéutico… ofrecen respuestas, soluciones que son solo el anzuelo para que una vez dentro manipulen a la persona y eliminen su juicio crítico”, explica Merino.

Esta captación, además, se esconde cada vez más en actividades legales o habituales que hacen más difícil su identificación. “Cada vez sabemos más de las sectas pero a la vez es más difícil reconocerlas porque son más difusas, es una paradoja”, explica Perlado, “están bajo estructuras aparentemente horizontales, el gurú solo aparece en un segundo tiempo. Además, cada vez utilizan discursos más atractivos y menos agresivos de inicio, de manera que la víctima lo tenga más difícil para percibir un riesgo”.

Cómo saber si me están intentando captar

Darse cuenta que uno está ante una secta es una tarea que exige, subraya Merino, “no apartar el pensamiento crítico y hacer muchas preguntas, las sectas llevan muy mal las dudas y las críticas”. La psicóloga incide también en “recelar de las situaciones que de inicio parezcan una bomba de amor, que te ofrezcan de todo… Nadie da duros a cuatro pesetas”.

Perlado subraya también la importancia de ser prudentes. “No se precipite, sepa quién y dónde ofrece ese servicio, contraste la info”. Y hace dos advertencias: “Ojo con actividades que le hagan sentirse culpable y no sepa muy bien porqué. Y ojo con actividades que le obliguen a mantener secretos o le diga que los de fuera no lo van a entender”.

¿Y si es mi familiar?

Entre las señales de alerta que identificar en un familiar o amigo, Perlado recomienda dudar “si la persona asiste repentinamente mucho a algo, si está más cerrado, si cambia la forma expresiva, se relaciona cada vez menos con la gente de antes o deja de hacer actividades, y si está más irritable”.

Perlado insiste en que no es fácil identificarlo: “Las sectas utilizan métodos muy sofisticados, si no sería fácil evitarlas. Hay que recordar que la captación se hace siempre por vía emocional, no racional, envuelve a la víctima sin darse cuenta en un entorno afectivo, de comprensión, que hace que poco a poco vaya cediendo parcelas de su vida”.

El momento en el que un familiar suele preocuparse “es ya un momento muy preocupante”, afirma Merino. “Por ello hay que actuar pero con mucho cuidado, evitar siempre decir expresiones del tipo ‘te están comiendo la cabeza’ porque generará rechazo, las sectas trabajan mucho eso”.

Que las sectas tienen ahora una oportunidad para expandirse no parece estar en duda aunque “aún es pronto para saber la dimensión del problema”, a juicio de Santamaría, que como ambos psicólogos recomiendan permanecer muy alerta y crítico ante las situaciones nuevas que podamos encontrar.

Te puede interesar

Comentar ()