Sociedad

Varapalo de la RAE a la nueva Selectividad por ningunear a la lengua y literatura españolas

Estudiantes esperan antes de comenzar las pruebas de acceso a la universidad 2022. Europa Press

La RAE considera que el nuevo modelo de pruebas de acceso a la universidad planteada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional reduce considerablemente los contenidos de lengua y literatura que los estudiantes deben dominar.

El Pleno de la RAE se ha pronunciado sobre este asunto después de que un grupo de coordinadores de las pruebas de acceso a la universidad de varias comunidades autónomas trasladara a la institución su malestar por esta propuesta, que está en proceso de consulta y sobre la que se llevará a cabo una prueba piloto en primavera en algunas comunidades aún por determinar.

La Real Academia comparte las «principales insuficiencias» de la propuesta denunciadas por los profesores, como la reducción considerable de los contenidos de lengua y literatura que los estudiantes deben dominar, «con el argumento de que han de potenciarse en su lugar las competencias que supuestamente han de adquirir».

En la nueva propuesta de prueba de acceso, los alumnos habrán de contestar a 25 preguntas de tipo test y no podrán sobrepasar las 150 palabras en cada uno de los textos que redacten. «Pierden, pues, el lugar preponderante que hasta hace poco tenían la reflexión y la argumentación lingüística, la capacidad para compendiar y ordenar discursos, así como la interpretación, la valoración y el análisis de los textos literarios», señala la RAE.

Destaca además que la prueba de acceso evalúa conjuntamente competencias de múltiples materias: Lengua, Literatura, Historia y Filosofía, además de las que corresponden a la lengua extranjera elegida y a la lengua cooficial de las comunidades autónomas que la posean.

El texto ministerial -agrega la RAE- reitera en varias secciones la importancia de “enseñar y evaluar de modo competencial”, pero no aclara cuáles son exactamente las competencias que se suponen esenciales. Entre otras «ausencias notables», llama la atención que pase por alto el hecho de que «las capacidades argumentativa y crítica no pueden ser adquiridas en ninguna materia sin el conocimiento profundo de los contenidos a los que hayan de aplicarse», indica.

Además, critica que el documento «ha sido elaborado sin contar con la opinión de los profesores de bachillerato y sin consultar tampoco con los coordinadores de las pruebas de acceso a la universidad, sea cual sea la comunidad autónoma en la que estos desempeñen su labor».

La Real Academia Española considera que «no puede desentenderse de la forma en que se enseñan en nuestro país la lengua y la literatura españolas y cree que «las directrices sobre los conocimientos y las capacidades que se deben enseñar y evaluar en lengua y literatura han de ser establecidas tras consultar con los profesionales de larga experiencia docente que imparten esas materias en la enseñanza secundaria, en el bachillerato y en la universidad».

En opinión de la RAE, también debería tenerse en cuenta la opinión de las academias (e instituciones paralelas) que existen en España para cada una de las lenguas oficiales o cooficiales, así como el parecer de las autoridades educativas de las comunidades autónomas. «Lamentaríamos mucho que el texto final no se diferenciara demasiado de esta propuesta inicial y que las líneas generales que ahora la articulan pasaran a ser definitivas sin el examen y la participación de los profesionales a los que indudablemente conciernen», agrega la institución.

La postura del Ministerio de Educación

Ante las críticas, el Ministerio de Educación y Formación Profesional ha recordado que la nueva Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) «no está definida» y valora «todas las aportaciones» que cualquier colectivo haga, según han informado a Europa Press fuentes ministeriales.

Desde el Departamento que lidera Pilar Alegría han destacado que las mesas técnicas, con la participación de las comunidades autónomas y universidades, siguen reuniéndose y trabajando en la definición de la nueva prueba. «Desde el Ministerio valoramos todas las aportaciones que cualquier colectivo haga en este momento a este debate y eso es lo que esperamos, aportaciones», apuntan las mismas fuentes.

Te puede interesar

Comentar ()