Las noticias sobre la polémica que vincula al FC Barcelona con José María Enríquez Negreira, exvicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) entre 1994 y 2018, no dejan de sucederse. El CTA y el propio club ya emitieron este miércoles sendos comunicados, mientras que de Enríquez Negreira y su hijo, que también está vinculado en el asunto, ya trascendieron durante el día de ayer algunas declaraciones que hicieron a los medios y a las autoridades. Faltaba sólo una parte por manifestarse, la propia Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que lo ha hecho en la mañana de este jueves a través de otro comunicado.

La RFEF recordó de nuevo que con la llegada a la presidencia de Luis Rubiales en 2018 se renovó el Comité Técnico Arbitral (CTA), cesando, entre otros, a José María Enríquez Negreira, y que desde entonces exige a todos sus miembros de sus departamentos la firma de una declaración de no conflicto de intereses y la justificación de ingresos que no provengan del organismo.

Desde la RFEF consideran «imprescindible poner en conocimiento de los medios y del público» varias aclaraciones tras la información de este miércoles de ‘Ser Catalunya’ indicando que la Fiscalía investiga si existe un presunto delito de corrupción entre particulares a la empresa del exvicepresidente del CTA, que recibió pagos del FC Barcelona por asesorarle mientras ejercía su cargo, con el club asegurando que únicamente encargó a un consultor «informes técnicos relacionados con el arbitraje profesional».

Del mismo modo, el ente federativo confirmó que su Departamento de Integridad inició el mismo miércoles «una información reservada dirigiendo requerimientos tanto a los responsables del CTA como del FC Barcelona» y que acordó igualmente «personarse en los posibles procedimientos judiciales que se sigan sobre este asunto».

«En el momento en que se disponga de la información suficiente, la RFEF adoptará las medidas correspondientes dentro del marco de legalidad que debe imperar en todas estas situaciones», sentenció el organismo que preside Luis Rubiales.

Declaración de no conflicto de intereses

Así, el organismo recalcó que tras «la llegada del actual equipo de gobierno», liderado por Luis Rubiales, después de las elecciones de mayo de 2018, «se renovó la cúpula del CTA, cesando a los anteriores directivos entre los que se encontraba el Señor Enríquez Negreira».

Además, la RFEF subraya que desde entonces «exige, además de la declaración de no conflictos de intereses a todos los miembros de diversos órganos y empleados», otro documento «ampliado» que deben firmar «todos los miembros de los comités disciplinarios y de designación arbitral».

En este, «se obliga a detallar cualquier ingreso, al margen de lo percibido en la RFEF, que pudiera estar relacionado con el fútbol a los efectos de poder evaluar y verificar la efectiva y real inexistencia de conflictos de intereses». «Todos los miembros han presentado y firmado dichos documentos», confirmaron.

Hay que recordar que el FC Barcelona replicó el miércoles estas informaciones aparecidas asegurando que «contrató en el pasado los servicios de un consultor técnico externo, quien suministraba, en formato vídeo, informes técnicos referidos a jugadores de categorías inferiores del Estado español para la secretaría técnica».