Educación

El catalán se hunde en las aulas: la mitad de los jóvenes "nunca", "casi nunca" o "pocas veces" lo emplean

Un grupo de niños esperan a entrar en el colegio.

Un grupo de niños esperan a entrar en el colegio. Marta Fernández / Europa Press

En pleno jaleo político por la inmersión lingüística en Cataluña, donde el independentismo se escuda en la Ley Orgánica de Modificación de la LOE (LOMLOE) para no contar con el castellano como lengua vehicular, el Tribunal Supremo establece un 25% de obligatoriedad del idioma en las aulas catalanas, y el líder del PP Pablo Casado solicita al Gobierno un 155 educativo contra la Generalitat para el cumplimento de este mandato; se habla bien poco de la situación de la propia lengua cooficial y su utilización en la autonomía.

Hace un año, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) estableciera la obligatoriedad -recientemente ratificada por el Supremo- de que, al menos, el 25% de las clases impartidas en las aulas catalanas fuesen en castellano -dada la intención del Govern de acogerse a la Ley Celaá que elimina el idioma como vehicular en el Estado- la consultora GAD3 publicaba una encuesta encargada por Societat Civil Catalana (SCC).

A mediados de diciembre de 2020, la empresa demoscópica indicaba en su estudio que sólo uno de cada diez catalanes defendía que el catalán fuera la única lengua vehicular de la enseñanza en la región. Una amplia mayoría de ciudadanos catalanes rechazaban el modelo de inmersión propuesto por el Govern y apostaba por la educación bilingüe -misma proporcionalidad entre el catalán y el castellano- o trilingüe: con un mayor protagonismo del castellano y el inglés.

En dicha encuesta, GAD3 reflejaba que casi ocho de cada diez ciudadanos de Cataluña, rechazaban la idea de que existiese discriminación por el uso del castellano en la autonomía. Seis de cada diez creían que el anterior modelo -Ley Wert o LOMCE- no perjudicaba la vida personal o laboral en la región. Asimismo, casi el 66% de los catalanes defendían la introducción de una prueba común de castellano a final de Secundaria en todo el Estado.

A día de hoy, la situación ha cambiado bien poco. Aunque el número de encuestas recientes sobre este ámbito es ínfima o casi nula, hay dos estudios que no distan demasiado de la publicada en 2020 por GAD3 y que dibujan la situación actual aproximada del idioma en el ámbito educativo de Cataluña.

La primera, es el estudio del Consejo Superior de Evaluación de Cataluña, elaborada de manera conjunta por las consellerias de Educación y Cultura, a los estudiantes de cuarto curso de Secundaria. Este evidencia que el catalán empieza a hundirse en las aulas: hace quince años lo empleaban “siempre o casi siempre” un 67,8% del alumnado; hoy esta cifra se sitúa en el 21,4%. Mientras que quien no lo utiliza “nunca”, “casi nunca” o “pocas veces”, alcanza el 49% del total.

El documento también certifica la tendencia a la baja de su empleo entre el profesorado. El porcentaje de docentes que hablan el catalán en los colegios es de 46,8%, frente al 67,3% que marcaban los estudios anteriores.

La segunda, es la Enquesta de la Joventut impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona y cuya nueva edición -con datos recogidos en 2020 de personas entre los 15 y los 35 años- fue publicada este verano. Ésta refleja que el 28,4% de los jóvenes residentes en la ciudad condal usan el catalán regularmente, frente al 35,6% que lo hacía en 2015. Por su parte, el castellano es la lengua habitual para el 62,1%, un aumento de casi siete puntos y medio desde el último estudio.

Entre los aspectos más llamativos, está el cruce de datos entre el nivel de renta y el empleo del catalán. Así, entre las rentas altas, lo usan cotidianamente cuatro de cada diez jóvenes; tres de cada diez de clase media, y el 13,9% de jóvenes en núcleos familiares de renta baja.

Entre los motivos de este descenso del empleo de la lengua cooficial están factores como el incremento de la inmigración -nacional o extranjera- o que los nuevos núcleos familiares opten por el castellano como lengua principal en su día a día.

Te puede interesar

Comentar ()