Madrid | Sucesos

Detenido en Madrid por fingir ser entrenador personal y estafar a sus clientes

El detenido, de 40 años y buscado por cinco juzgados de España, utilizaba su "buena imagen" de monitor de gimnasio

logo
Detenido en Madrid por fingir ser entrenador personal y estafar a sus clientes
Un vehículo de la Policía Nacional.

Un vehículo de la Policía Nacional. EP

Resumen:

La Policía Nacional ha detenido en la localidad madrileña de Coslada a un hombre que ofrecía sus servicios de «entrenador personal» a los socios del gimnasio en el que trabajaba y les estafaba: cobraba por adelantado los entrenamientos y la dieta personalizada, y desaparecía después sin dejar rastro.

El detenido, de 40 años, que repitió esta operación en numerosas ocasiones y era buscado por cinco juzgados de toda España, se valía de la «buena imagen» del gimnasio donde era monitor -concretamente, en Coslada, en el Fitness Place- para entablar relación con los socios y ofrecerles sus servicios de entrenador personal.

Se ganaba su confianza para que contratasen con él un entrenamiento personalizado, seguimiento y preparación de dietas, y cobraba el total del precio por adelantado, sin que los propietarios del local supiesen nada al respecto.

Cuando los clientes le requerían para que cumpliese los servicios que habían contratado, el detenido, de nacionalidad española, desaparecía del gimnasio sin avisar y se trasladaba a otro.

La investigación comenzó en enero de este año, cuando la Comisaría de Coslada-San Fernando comenzó a recibir denuncias de ciudadanos que habían pagado por preparación deportiva a un monitor pero finalmente no habían recibido ningún servicio.

Los agentes descubrieron que el detenido había abandonado el gimnasio sin previo aviso y además de estafar a varios socios, había sustraído alrededor de 1.500 euros entre dinero en efectivo y productos de alimentación deportiva.

En el momento de la detención, el hombre ya llevaba una semana trabajando en otro gimnasio de la localidad madrileña de Rozas, el Europolis Sport Center, donde también había iniciado contactos con posibles clientes.

Los agentes comprobaron que el detenido era buscado por hechos similares en toda España y que estaba reclamado por otros cinco juzgados.