La Guardia Civil ha detenido a un varón de 25 años, vecino de Tafalla, como presunto autor de 42 delitos de estafa tecnológica mediante phishing con Smartphone.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de que el Equipo Territorial de Policía Judicial de la Guardia Civil de Tafalla recibiera varias denuncias de diferentes puntos de la geografía, procedentes del Cuerpo Nacional de Policía y de diferentes oficinas de Atención al ciudadano de la Guardia Civil, por la supuesta comisión de estafas tecnológicas, cometidas entre el 21 de mayo y el 16 de junio. Las extracciones de dinero, en su mayoría de 300 euros sin autorización, se habían realizado en Tafalla y Olite. Se efectuaron mediante una modalidad de la aplicación de una entidad bancaria llamada “Código Seguro”.

Los agentes tuvieron conocimiento de que la manera de extraer los códigos seguros de las cuentas de los clientes de la entidad bancaria se realizaba con un phishing clásico, mediante envío de sms o de email a los smartphones de los clientes. Una vez obtenidos usuario y contraseña de los clientes, manejaban la aplicación emitiendo una autorización de extracción de 300 euros mediante un código seguro, ha informado la Guardia Civil.

El código seguro era emitido al contacto radicado en Tafalla que era quien extraía el dinero de los cajeros automáticos de Tafalla y Olite. El detenido realizó 42 operaciones, unas fructificaron y otras no, y sustrajo un montante total de 7.000 euros.

En el desarrollo de la investigación, la unidad Territorial de Policía Judicial de la Guardia Civil de Tafalla obtuvo imágenes de calidad del presunto autor, que fueron analizadas, tratadas y posteriormente difundidas a todos los cuerpos de seguridad de la zona, para así poder dar con la identidad de la persona que extraía el dinero en los cajeros. Gracias al tratamiento de esas imágenes, la Policía Local de Tafalla informó que las fotografías correspondían a un varón mayor de edad que vivía en Tafalla, que fue detenido.

La operación, denominada ‘Anzuelo’, continúa abierta para dar con los responsables principales del phishing ya que, según indica la Guardia Civil, se tiene conocimiento de que están radicados en Sudamérica.