El hombre que presuntamente mató a su mujer y a su hija de 10 años en la localidad madrileña de El Molar e incendió la casa antes de suicidarse tenía dos armas de fuego en casa y contaba con licencia de caza, según han informado a Efe fuentes de la investigación.

Este miércoles está previsto que se realicen la autopsias a los tres cadáveres que fueron hallados ayer por los bomberos de la Comunidad de Madrid tras un incendio en la vivienda se encuentra situada en un camino de tierra, denominado Camino Arroyo Cárdenas, que sale del kilómetro 38 de la autovía de Burgos (A-1).

Las pruebas forenses determinarán lo sucedido en esta parcela aunque las primeras pesquisas apuntan que el hombre, llamado Fausto, español de 48 años, presuntamente mató el lunes por la noche de sendos disparos en el pecho tanto a su mujer, Mary Cruz, paraguaya de 47, como a su hija, Isabel, de 10 años.

Quiso quemar la casa

El martes por la mañana el presunto homicida quiso quemar la casa y después se suicidó, ya que fue encontrado con una herida de arma de fuego en la cara. Los bomberos extinguieron el incendio que estaba muy localizado en tres estancias: la cocina y dos dormitorios. En el posterior rastreo de la casa encontraron los tres cadáveres.

El presunto homicida tenía dos armas de fuego en casa, una de ellas una escopeta, para las cuales tenía licencia ya que era cazador. Este hombre no tenía denuncias previas por violencia machista y no figuraba nada en la base de datos de VioGen relacionado con él ni con su pareja, según informaron a Efe fuentes de la investigación.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de las investigaciones y, de momento, no descarta ninguna hipótesis, aunque los indicios apuntan a un nuevo caso de violencia machista.

Consternación entre los vecinos

El suceso ha causado en El Molar una gran consternación entre los vecinos, que han reconocido estar en «shock» tras conocer la muerte de una familia «de diez», ya que nunca habían causado problemas, y ella estaba «cuando se la necesitaba», han contado los vecinos a los medios de comunicación.

La alcaldesa de El Molar, Yolanda Sanz, lamentó «profundamente la pérdida de tres vidas humanas». «Hemos puesto todos los medios del Consistorio a disposición de Guardia Civil, Policía Local y el resto de fuerzas y cuerpos de seguridad de cara a esclarecer lo ocurrido lo antes posible», afirmó en declaraciones remitidas a los medios.