Un trabajador de 49 años ha fallecido este pasado lunes al caer del hueco del montacargas del andamio en las obras de reforma de una vivienda en la calle Goiko de Errenteria (Gipuzkoa).

Según ha informado el sindicato LAB, el fallecido en Errenteria es «el noveno trabajador que muere en lo que va de año tras caer de una altura».

Además, ha lamentado que «se trata de otra muerte laboral provocada por el capitalismo, otra familia destruida y otro
drama social». LAB ha apuntado que, según los datos de los que dispone, «a pesar de que la estructura y montaje del andamio estaba arreglo a la normativa, el montacargas que lleva en su interior carecía de protección perimetral».

«Esta situación es habitual, con protecciones de cara al exterior
instaladas y las que dan al interior eliminadas», ha indicado, para añadir que «es la paradoja de la propia prevención».

Para el sindicato, «es un sistema basado en las apariencias y cada año los resultados lo corroboran». LAB ha señalado también que, en este caso, «el mismo fallecido fue nombrado recurso preventivo, aún cuando sus funciones eran otras como la limpieza de la fachada».

En este sentido, ha opinado que «la función del recurso preventivo debe ser únicamente hacer cumplir las medidas de seguridad, pero la patronal nombra a cualquier trabajador de la obra para ello, desfigurando esa función». «Así, incumpliendo todas las normas, nadie
hace cumplir las medidas de salud laboral y se perpetúan estos descontrolados niveles de accidentes y mortalidad», ha denunciado.

Asimismo, ha criticado el «silencio» de Osalan, Inspección de Trabajo y el Gobierno Vasco al respecto y les ha acusado de utilizar «noticias artificiales de verano para encubrir esta dramática situación».