«Feliz, feliz, feliz», así se ha mostrado Concha Velasco tras conseguir el Premio Nacional de Teatro. «Estoy muy emocionada y ahora es momento de agradecer y no de pedir», ha subrayado a Efe la actriz que ya recibió este galardón en 1972 por su papel en Abelardo y Eloísa.

El premio, que concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, le ha sido otorgado por «su momento de plenitud artística y por la pasión, valentía y excelencia con que aborda papeles tan complejos como los últimamente interpretados en La vida por delante, Hécuba, Olivia y Eugenio y Reina Juana«, dice el acta del jurado.

«Han querido destacar los últimos trabajos de esta última etapa de mi vida y, la verdad, es que estoy muy agradecida porque no paro de trabajar, y sé que no es lo común en mi profesión. Soy de ese 5% de los actores que trabaja», ha subrayado Velasco, que ha recibido la noticia en su casa, antes de salir para rodar la serie Las chicas del cable para Netflix.

Un trabajo que alterna con su papel en la obra de teatro Reina Juana, de Ernesto Caballero, que dirige Gerardo Vera y con la que está de gira por España. «El papel en Reina Juana es un regalo, algo muy gratificante para mí y también como espectáculo teatral para la empresa. Mucha gente se ha quedado en Madrid sin verla y quiero volver. Pero, a su vez, creo que el premio es por mis últimos musicales», dice.

Aunque Concha Velasco dice que es momento de agradecer, no quiere dejar de reclamar «una mayor ayuda para el teatro». «En España hay una afición enorme -explica-, como no hay en otros países, quitando Inglaterra; pero en Italia ha desaparecido y Francia se salva por la Comedia Francesa. Hay que reclamar más ayudas para los actores y las salas».

Aún así, ha querido romper una lanza a favor del ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, «porque sé que apoya la cultura, conoce el tema, es muy culto y sabe de lo que habla; pero ahora hay que conquistar al ministro de Hacienda», ha subrayado la actriz.

Concha Velasco también ha querido agradecer al ministro de Cultura que hubiera ido como invitado al programa «Cine de barrio» en Televisión española, que ella presenta. «Quiero agradecérselo porque parecía que venir a Cine de barrio era algo insultante para un ministro y me pareció un gesto muy de agradecer. Él asiste a todo: al cine, al teatro, a las exposiciones… y eso es bueno», ha concluido.

Y para finalizar, «voy a abrir una lata de fabada para comer que tengo que salir pitando para el rodaje», ha precisado en un claro ejemplo de su no parar. «El día 29 de noviembre cumplo 77 años. Menudo regalo», ha recalcado.