Un simple clic. Eso es lo que hace falta para comprar unas nuevas zapatillas, el jersey que nos ha gustado o reservar el viaje para visitar esa ciudad en la que pasar las vacaciones. La popularidad del comercio electrónico en España no ha parado de crecer, y el volumen de negocio generado por el sector ha crecido más de un 100% desde el año 2010.

Por aquel entonces los españoles se gastaron 9.114 millones de euros en sus compras a través de internet, una cifra que el año pasado ya se había elevado hasta los 20.745 millones de euros, según los datos facilitados por el Ministerio de Industria y recogidos en el informe Estudio sobre el Comercio Electrónico B2C 2015. Sólo desde 2014 a 2015 esta cifra ha crecido en más de 4.000 millones de euros, lo que da una buena muestra de lo importante que es para comerciantes y consumidores poder comprar online.

Los sectores más populares, dentro de este gran mundo de las compras en la Red, son los viajes y las entradas para espectáculos. El 58% de los usuarios que va a reservar un viaje lo hace a golpe de ratón, un sistema que prefieren el 52% de los que adquieren una entrada para un espectáculo según los datos del estudio Comercio Conectado elaborado por Nielsen.

Los libros, la música, la ropa y la tecnología completan las primeras posiciones de la clasificación, todos con un porcentaje superior al 42%.

«La puerta de entrada tradicional al comercio electrónico es la compra de servicios, como un viaje, o los productos duraderos como la electrónica o los libros», explica el director general de Nielsen España y Portugal, Gustavo Núñez. «En cambio a los productos comestibles les cuesta más afianzarse, pese a que algunos empiezan a mejorar», dice.

Ahí es donde está el talón de Aquiles de algunos sectores, que no han sabido sumarse a los beneficios del boom del e-commerce y aprovecharse de las miles de millones de euros que genera.

Es cierto que hay ciertas industrias que lo tienen complicado, o muy complicado, dada su condición de ocupantes habituales de la cesta de la compra. Es el caso de los productos de higiene y limpieza, de las bebidas alcohólicas o de los productos frescos.

Según el estudio publicado por Nielsen, apenas un 7% de los compradores adquieren productos para bebés a través de internet, mientras que están en un escaso 10% los que sí lo hacen con productos para limpieza del hogar o alimentos frescos.

Auge de las reservas

2016 fue el año de las reservas en restaurantes, que volvieron a crecer a pasos agigantados. Destacan especialmente las realizadas desde los dispositivos móviles, ya que más del 60% se hace a través de una aplicación.

Así lo demuestran los datos de El Tenedor, que publica un estudio anual con los hábitos a nivel europeo. Según dicho informe, las cenas de los sábados son las preferidas por los ciudadanos del Viejo Continente para salir a restaurantes, con la salvedad de los suizos que prefieren los viernes.

En términos de gasto, el ticket medio por comensal se situó en España en 28 euros, tan solo dos euros menos que la media continental . Turquía es, una vez más, el país en el que menos se gastan los consumidores con apenas 24 euros por comensal, mientras que en Suiza una cena para dos sale por una media de 100 euros.

A nivel particular, y siempre según los datos de El Tenedor, el restaurante Risto Enoteca Papenero de Amsterdam es el más reservado de Europa. Le siguen Le Bistro Porte de Hal, situado en Bruselas, y el Restaurant Puk de Copenhage.

En España el más popular es Zen Market, en Madrid, seguido por Botín y St James también en la capital. Zen Market sí se cuela entre los primeros puestos a nivel continental, establecido en la séptima posición.