La operación por la que la Policía ha entrado está mañana a registrar la sede de la SGAE tiene que ver con un posible fraude de algunos de sus asociaciones en una trama de falsos arreglos musicales para emitirlos en programas televisivos de la franja nocturna. Aunque la UDEV ha interrumpido hoy en la sede de la organización, este caso ya fue denunciado hace 4 años por el entonces presidente de la SGAE, Antón Reixa.

En declaraciones al diario El Independiente, Reixa ha asegurado que «en marzo de 2013 presentó al consejo de administración de la SGAE el fraude de televisión, la SGAE abrió un expediente y un comité disciplinario pero no se tomó ninguna medida». El fue el primero en dar la voz de alarma y afirma que fue por «los intereses que algunos miembros de la junta directiva tenían con las personas implicadas en la trama» por lo que le cesaron a los pocos meses, en julio de ese mismo año.

Productores intermediarios pactan con algunas cadenas de televisión el 50% de los ingresos por derechos de autor»

Tuvo que ser una pequeña asociación de autores, COA, la que puso la denuncia ante la fiscalía anticorrupción y lo que llevó a Reixa a testificar a finales de 2013 y principios de 2014. «En esa declaración hice hincapié en que el fraude no sólo supone la falsificación de arreglos de música clásica sino que los productores intermediarios pactan con algunas cadenas de televisión el 50% de los ingresos por derechos de autor. El autor sólo se queda con un porcentaje mínimo», asegura, y añade que «es como un chantaje a los pequeños autores que no tienen otra fuente de ingresos».

Reixa además ve injustificables estas acciones que «distorsionan el reparto general de los derechos de autor del porcentaje que pagan las televisiones» y que suponen «un fraude de unos 25 millones de euros como mínimo al año». Algo que también aseguró tras su cese en una carta a los asociados.

Por eso, la Policía ha solicitado información, entre otras cadenas, a TVE, Telemadrid, Euskal Irrati Telebista (EiTB), Castilla-La Mancha Televisión (CMM), Radiotelevisión Canaria, Televisión de Aragón, TPA, del Principado de Asturias, televisión autonómica Murcia 7RM, la andaluza RTVA y la balear IB3.

Investigación policial

Por su parte, y tras una larga investigación en la sede de la SGAE, la Polícia Nacional ha enviado un comunicado en el que asegura que «determinadas televisiones están siendo investigadas por maximizar las ganancias que pueden obtener en concepto de retorno por parte de la SGAE”. Para conseguirlo, se encargan de comprar derechos de música que luego utilizaban de forma «inaudible» en la franja de la noche.

«Los investigados, para conseguir esas emisiones, contaban con personas en el seno de las televisiones que, a modo de intermediarios, estarían favoreciendo las emisiones en las cadenas de televisión en las que trabajan, a cambio de la cesión de determinados porcentajes de derechos sobre las obras emitidas en unos casos, así como de una contraprestación económica por su labor», aseguran.

Declaraciones de la SGAE

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), por su parte, ha enviado otro comunicado en que asegura que lleva años intentando combatir con «La rueda», nombre por el que se conoce esta trama de las televisiones. Además, ha añadido que «está colaborando con el registro de algunos de sus departamentos por parte de la Policía Nacional».

«Esta actuación por orden de la Fiscalía investiga una presunta trama de una serie de autores y editoriales vinculadas a diferentes televisiones de este país por aprovecharse del reparto de los derechos de autor televisivos en la franja nocturna, práctica conocida como La rueda«, aseguran.