España debutará en el Mundial de Rusia 2018 frente a la Portugal de Cristiano Ronaldo, el día 15 de junio, en el Estadio Fisht de Sochi. La selección de Julen Lopetegui ha quedado encuadrada en el Grupo B en el sorteo del Mundial que se ha celebrado este viernes en el Palacio del Kremlin, en Moscú. España se medirá en la primera fase a Portugal, Irán y Marruecos.

[infogram id=»1f7655e5-5fac-4007-9c61-a81f7ecef65b» prefix=»iQ6″ format=»interactive» title=»Mundial_2018″]

Pese al encontronazo temprano con el astro del Real Madrid y líder de la actual campeona de Europa, el sorteo ha sido relativamente benévolo con los intereses de la selección española, que evita de primeras a Brasil, Argentina o Alemania. El cruce de octavos de final, con el grupo A, tampoco es amenazador: España se mediría en la primera fase de eliminación contra Rusia, Uruguay, Egipto o Arabia Saudí.

Una de las mayores preocupaciones para la selección española en la fase de grupos será la de los desplazamientos. Tras debutar frente a Portugal en Sochi, España jugará frente a Irán en Kazán el 20 de junio y contra Marruecos en Kaliningrado el día 25. Todos los partidos se disputará a las 20.00, hora española.

Irán, entrenada por el ex técnico del Real Madrid Carlos Queiroz, disputará en Rusia el 5º Mundial de su historia. Nunca ha pasado de la fase de grupos y sólo una vez ganó un partido: frente a Estados Unidos en Francia’98. Precisamente esa fue la última cita mundialista que disputó Marruecos, que vuelve a la máxima competición internacional tras 20 años ausente.

No hay ‘grupo de la muerte’

Lo cierto es que, al igual que España, ninguna gran selección puede lamentar su suerte en el sorteo: no hay grupo de la muerte. La Argentina de Messi se medirá a Croacia, Nigeria e Islandia. La Brasil de Neymar a Suiza, Costa Rica y Serbia. Quizá el grupo más igualado sea el de la actual campeona, Alemania, que se medirá a México, Suecia y Corea del Sur.

El Mundial, que se disputará entre el 14 de junio y el 15 de julio de 2018, arrancará con un Rusia-Arabia Saudí como partido inaugural en el Estadio Olímpico Luzhniki de Moscú, el mismo que acogerá la final y una de las semifinales.

Si España consigue ser primera de su grupo, pisará por primera vez este estadio ya en el cruce de octavos de final, que se disputaría el 1 de julio. De lo contrario, no lo haría hasta una hipotética final, ya que el camino en ese caso discurriría por Sochi, Nizhny Novgorod y San Petersburgo.