En las redacciones a los periodistas “no les da la vida”, como se dice ahora. “Con cualquiera de las cosas que pasan ahora, antes teníamos para escribir una semana” se escuchaba entre la queja por el trabajo y la fascinación por las noticias. Vivimos un ritmo endiablado con tantos personajes que entran y salen que la actualidad parece una comedia de enredo: ¡Solo falta el amor!

Las salas de prensa van a terminar siendo “camas calientes”. Nos hemos levantado esta mañana pensando en la llegada de Urdangarin a la Audiencia de Palma para retirar el ticket de entrada voluntaria en la cárcel. ¿A qué hora llegará? Tiene hasta las 14:00 horas..- ¿Cómo irá vestido? ¡Qué poco interés!… ¡Ah, pequeños ilusos, cuanto nos falta por ver! Esto no me ha durado ni el camino a la ducha. El avión que le traía no había aterrizado en suelo español y ha saltado el primer bofetón informativo. Así, para despertarme de golpe.

Las notificaciones de los digitales en los móviles, las radios… Uno de los fichajes sorprendentes del nuevo gobierno de Sánchez, el que ha ganado la moción de censura al PP por la sentencia de Gürtel, también ha tenido sus más y sus menos con Hacienda. “Lo importante es la transparencia”, ha contestado Màxim Huerta a Carlos Alsina, en Onda Cero, en su defensa… pero ¿la transparencia significa admitir lo que ha publicado El Confidencial, señor ministro de Cultura? ¿Y si no se hubiera publicado, habría sido “transparente” respecto a la sentencia que le condenó a pagar a Hacienda?

Vivimos un ritmo endiablado con tantos personajes que entran y salen que la actualidad parece una comedia de enredo

Bueno, pues, vamos a empezar el día… ¡A las 10:30, hora española, conferencia de prensa del presidente de la Selección Española de Futbol en Krasnodar! (¿¡En Krasnodar!?). Tras el anuncio de ayer de que Lopetegui va a ser entrenador del Real Madrid para las tres próximas temporadas por sorpresa, como la despedida de Zidane, -¡Todo pasa por sorpresa en este país el último mes!- Rubiales quiere hablar. ¿Le va a echar?, ¿nos quedamos sin seleccionador dos días antes del encuentro con Portugal? Las redes arden, los comentaristas especulan. “Espera, que se retrasa una hora la comparencia…”. Además de sorprendido, parece que el nuevo presidente –lleva menos de un mes- está bastante “mosqueado”. A las 11:45, vemos salir a Lopetegui de la Selección. Le volveremos a ver entrar, aunque muy triste, por la puerta de Madrid.

Casi a la misma hora del anuncio deportivo, el yerno, chaqueta de verano, camisa azul, sin corbata, ha tardado 12 minutos en recoger su entrada y se ha vuelto a Ginebra. ¡Qué aburrido! No sabe que entre los bastidores del gobierno se está gestando otra salida y… otra llegada. ¡Y no me refiero a la de Fernando Hierro!

Seis días, 153 horas, un Roland Garros (¡qué suerte ver ganar otra vez a Rafa Nadal!) una alegría y un disgusto. Este es el resumen del penúltimo ministro de Cultura y Deporte de España. Digo penúltimo porque por aquí, en la redacción, vuelven los periodistas a aventurar nombres ya. ¿Sería mucho pedir dejarlo para mañana con los nombres que salen y entran como candidatos del PP?

Pues, no, en poco más de doce horas, ya hay otro protagonista nuevo: entra José Guirao, para sustituir a Huerta.