Tendencias

'Verano 1993' apunta a los Goya con cuatro premios Feroz

Javier Gutiérrez hace doblete como Mejor Actor de Series y de Cine con 'Vergüenza' y 'El autor'

logo
'Verano 1993' apunta a los Goya con cuatro premios Feroz
El equipo de 'El Verano'.

El equipo de 'El Verano'.

Resumen:

Verano 1993, la película que supone el debut de Carla Simón en el largometraje, ha sido la gran triunfadora de la quinta edición de los Premios Feroz 2018, en una gala que tuvo como protagonista a la mujer gracias a las numerosas reivindicaciones de los galardonados.

La cinta, protagonizada por David Verdaguer y Bruna Cusí y que es también una de las favoritas de cara a los Premios Goya, consiguió un total de cuatro premios, incluidos los de Mejor Drama, Mejor Dirección y Guión (ambos para Carla Simón) y el de Mejor Actor de Reparto (David Verdaguer).

Por detrás quedaron otras películas como La llamada, el salto a la gran pantalla de Javier Ambrossi y Javier Calvo (que ya el año pasado triunfaron en las ficciones televisivas gracias a Paquita Salas), con dos premios, de Mejor Comedia y Mejor Tráiler. Los Javis protagonizaron el momento de la noche con su emotivo e inspirador discurso. Mismos galardones se llevó El autor -con Javier Gutiérrez como Actor Protagonista y Adelfa Calvo en Actriz de Reparto- y Handia -Mejor Música y Cartel-.

Al igual que los Globos de Oro, los Premios Feroz incluyeron la ficción televisiva entre las categorías de nominados. La serie Vergüenza tomó el relevo de Paquita Salas gracias a sus cuatro premios. Por su parte, Javier Gutiérrez hizo doblete y repitió como Mejor Actor, categoría en la que fue acompañado por Malena Alterio como Mejor Actriz y Miguel Rellán como Mejor Actor de Reparto. Vergüenza, también se alzó con el galardón de Mejor Serie de Comedia.

La zona de Jorge y Alberto Sánchez-Cabezudo, obtuvo dos reconocimientos: Mejor Serie Dramática y el premio a la Mejor Actriz de Reparto para Emma Suárez.

Estos premios, con los que la prensa especializada reconoce la mejor cosecha del año en cine y series, se entregaron en el Complejo Magariños de Madrid en una gala patrocinada por Gas Natural Fenosa, conducida por el cómico Julián López y retransmitida en Movistar 0.

Más allá de los premios, el auténtico protagonismo en la gala recayó en una reivindicación femenina que ya se esperaba desde el inicio, puesto que se sabía que todos los premios iban a ser entregados solamente por mujeres, actrices y directoras del cine español.

Los abusos en la industria

El primero en abrir fuego fue el presentador de la gala, Julián López, quien utilizó la ironía para abordar los casos de abusos sexuales en el cine. «Aquí en España no puede haber un Harvey Weinstein porque él recibía en batín e invitaba a una copa y aquí los productores no invitan a nada», comentó con humor.

En esta misma línea, continuó explicando su teoría de por qué no se han dado nombres de los abusadores en el cine español. «Es que siempre vamos con 10 años de retraso y aquí se están comprando todavía el batín», señaló entre algunas risas de los asistentes. López también se acordó de la situación política en Cataluña y bromeó sobre el hecho de que «cada vez que se hacen menos películas sobre la Guerra Civil, más cerca estamos de una».

A lo largo de la gala, las premiadas -los hombres no- aludieron a la lucha por la igualdad en el sector cada vez que subieron a recoger su galardón. Adelfa Calvo pidió que a las actrices «no se las juzgue por los años, el peso o el físico, sino por la igualdad como a los actores»; Emma Suárez deseó que «todos los que tuvieran que recoger los premios fueran mujeres» y Natalie Poza indicó que los personajes femeninos «no están agotados sino los discursos que no tienen lugar. Hace un año un director me dijo que lo tenía complicado para hacer un protagonista en el cine. Sin rencor», añadió.

Otras mujeres participantes en la gala que presentaron premios también se pronunciaron al respecto. Por ejemplo, la actriz Marian Álvarez destacó que las galas son «el único sitio donde se paga lo mismo a hombres y mujeres: nada», mientras que la ex presentadora de los premios, Silvia Abril, recordó que este año «la gala la presentaba un hombre y los premios los daban las mujeres, como La Vuelta a España».

Por su parte, Belén Rueda reconoció que «lo ideal sería no hacer actos especiales, porque eso significaría que las mujeres tienen el mismo papel que los hombres», Leticia Dolera habló del papel de «azafatas» que tuvieron en la ceremonia. «Es difícil ser actriz, pero si además estás viva y cumples años…», se lamentó, después de afirmar que este año las mujeres directoras sólo han sido un 7% del total.

Homenaje a Forqué

Pasado el ecuador de la ceremonia, Rossy de Palma entregó el Premio de Honor a Verónica Forqué, a la que definió, tras recordar una anécdota juntas del rodaje de Kika, como alguien que «lo tiene todo: es talentosa, amable y espiritual».

Forqué recogió el premio emocionada y, tras recibir un interminable aplauso, repasó los nombres de todos los directores con los que ha trabajado. «Todavía no he hecho películas con mujeres, pero me gustaría hacer una antes de morirme», recalcó. Por supuesto, no se olvidó de su padre, el cineasta José María Forqué.

Pedro Vallín, presidente de la Asociación de Informadores Cinematográficos de España, ofreció un discurso plagado de comparaciones de películas actuales y del pasado -con un guiño a la situación de Cataluña como Star Wars-, deseando que «ojalá el año que viene sea una mujer quien levante una copa celebrando que hay más mujeres cuentistas (directores) que hombres».

Comentar ()