Hamburguesa Platos del diablo de chistorra de Avi Burger

Hamburguesa Platos del diablo de chistorra de Avi Burger Avi Burger

Tendencias

Avi Burger, las hamburguesas que nacieron en la montaña venezolana

Los platos del diablo son tres rocas superpuestas que se encuentran en las montañas que rodean Caracas. Por ellas solían pasear Carolina Fuentes, Jorge Arredondo y Daniel Matos, los venezolanos fundadores de Avi Burger, la hamburguesería que acaba de cruzar el charco tras seis años de éxitos en su país.

Y es que las hamburguesas de Venezuela se están haciendo fuertes en Madrid. Tras la rápida expansión de Goiko Grill, cuyo dueño es venezolano de ascendencia vasca, Avi Burger ha llegado pisando fuerte. Apenas dos meses después de su apertura, la acogida está siendo «muy buena» y ya planean abrir nuevos locales.

Los Platos del Diablo, el pico de las montañas de Ávila (Venezuela) que da nombre a la hamburguesa más vendida de Avi Burger.

Los Platos del Diablo, el pico de las montañas de Ávila (Venezuela)

Los platos del diablo, en sus versiones de bacon y chistorra, son las hamburguesas más vendidas de Avi Burger, tanto en Venezuela como en España. Aquí han triunfado sus montañas más conocidas – Banquito, una hamburguesa con plátano macho y queso blanco a la plancha o Paraíso, que incluye salsa alemana y aguacate – pero también creaciones ex profeso para nuestro país. Estas con montañas tan nuestras como los Picos de Europa (con salsa de queso cabrales, bacon, arándanos y rúcula) o Pirineos (champiñones salteados trufados, queso de cabra y rúcula).

Para todas las hamburguesas, cuyas carnes las traen en España de Ávila y Galicia, se puede elegir el tamaño (170 o 220 gramos) y el pan . Este último lo hace para Avi Burger Darío Marcos, fundador de Panadarío y ganador de la Miga de Oro 2017 al mejor panadero de Madrid. Todos son panes brioche realizados con masa madre en tres variedades, de sésamo, de orégano y queso o multicereales.

Arepitas con queso de AviBurger.

Arepitas con queso de AviBurger.

A estas contundentes hamburguesas, en Avi Burger las acompañan cuatro opciones de patatas fritas caseras, aros de cebolla, tiras de boniato frito o patatas fritas trufadas por un euro más. Estas últimas son una opción tan original como apetitosa, aunque advertimos que son bastante intensas. Las hamburguesas junto a la guarnición van desde los 8,5 a los 12 euros.

Antes de la hamburguesa, Avi Burger ofrece opciones tan venezolanas como los tequeños, sus tradicionales palitos de queso fresco rebozados. Un queso fresco que no se parece al que solemos tomar en España, es mucho más intenso en sabor. También las arepitas, esa masa de maiz que, igual que los tequeños, acompañan de salsa tártara y de mermelada de pimientos. Para no tener que decantarse por ninguno, el restaurante ha lanzado recientemente los avicompis, un plato que recoge los principales entrantes, estos más las pailitas (pollo crocante) y aros de cebolla. Avi Burger presume de que ninguno de sus productos está congelado y son todos elaborados al momento.

Y aunque cueste encontrar hueco para un postre, merece la pena buscarlo para probar alguno de sus batidos. De nutella, oreo, ferrero rocher y salted caramel, estos batidos helados son el broche perfecto para una pausa carnívora en el centro de Madrid.

 

Comentar ()