Guillermo del Toro con dos de los cuatro Oscar que se llevó 'La forma del agua'

Guillermo del Toro con dos de los cuatro Oscar que se llevó 'La forma del agua' EFE

Tendencias

México y ‘La forma del agua’ triunfan en los Oscar 2018

Los mexicanos se han coronado en una gala soporífera marcada por la reivindicación femenina, una gala comprometida con el #MeToo. Paradojas de la vida. Justo el día en que los dreamers se quedan desprotegidos en EE.UU, La forma del agua se alzó con cuatro Oscar (Mejor Película y Mejor Dirección para Guillermo del Toro, Mejor Producción y Mejor Música Original). “Desde niño admiraba el cine extranjero. Spielberg me dijo hace una semana  que si ganaba me acordara de que formo parte de un legado. Yo era un joven enamorado del cine, al crecer en México creía que no me iba a pasar nunca, pero pasa. Esto es una puerta, vamos a abrirla que se puede”.

Guillermo del Toro se convierte en el tercer mexicano en una década que coloca el Oscar al otro lado del muro de Trump. El mexicano entró en el Olimpo del cine flanqueado por Alfonso Quaron (Gravity) y Alejandro Iñárritu (El renacido).

Yo era un joven enamorado del cine, al crecer en México creía que no me iba a pasar nunca, pero pasa”

Los Oscar 2018 quedaron muy repartidos. Dunkerque, que partía con 11 nominaciones, ganó tres (Mejor Montaje de Sonido, Mejor Sonido, Mejor Montaje); Coco, dos (Mejor Banda Sonora y Mejor Canción); Tres anuncios en las afueras se conformó con dos, entre ellos el de Mejor Actriz para Frances McDormand, El instante más oscuro, dos (Mejor Actor para Gary Oldman) y El hilo invisible tan sólo se llevó el premio al Mejor Vestuario.

Jimmy Kimmel, cómo no, inauguró la gala recordando el sobregate de la pasada edición y las reivindicaciones femeninas de este año, entre las que destacó la desigualdad salarial y el #MeToo. Tras repasar todas las películas nominadas, si alguien se llevó lo suyo fue Harvey Westein. El presentador se centró en los casos de abusos sexuales para alabar el movimiento TimesUp. En un tono irónico, muy en su línea, resaltó que las injusticias persisten en Hollywood y que ha llegado la hora de acabar con ellas.

Viola Davis, envuelta en un impresionante vestido fucsia, entregó el primer premio de la noche a Sam Rockwell como Mejor Actor Secundario por su interpretación de ese brutal policía machista y racista de Tres anuncios en las afueras. El actor, que se ha llevado todos los premios posibles, le dedicó el Oscar a Philip Seymour Hoffman.

Sam Rockwell cumplió con los pronósticos y ganó el Oscar al Mejor Actor de Reparto, por su trabajo en ‘Tres anuncios en las afueras’.

El Oscar a Mejor Maquillaje y Peluquería fue para K. Tsuji, D. Manilowski y L. Sibbick por su trabajo en El instante más oscuro, un premio muy merecido puesto que para caracterizar a Gary Oldman como Churchill tuvieron que crear 60 prótesis para él.

La gran Eva Marie Saint, que confesó tener más años que la Academia, “cuatro meses más”, entregó el Oscar al Mejor Vestuario a Mark Bridges por El hilo invisible, un premio que estaba cantado para esa maravillosa historia de amor que termina convertida en un thriller psicológico y que, de momento, será el último trabajo de Daniel Day-Lewis.

Netflix hizo su aparición nada más arrancar la gala. Icarus, el documental producido por la plataforma digital, fue el ganador del Oscar al Mejor Documental. Este premio deja claro que las nuevas plataformas están cambiando el panorama de los festivales y el de los premios. La propuesta de Fogel pulula entre la droga y el deporte y se centra en las declaraciones del ex director de un importante laboratorio de Moscú, Grigori Ródchenkov, sobre el dopaje de los deportistas ruso. Una pena que los académicos no se haya acordado de Los últimos hombres de Alepo.

No hubo sorpresa en el premio al Mejor Montaje de Sonido, ni en el Mejor Sonido, ni el en Mejor Montaje, todos fueron directamente para Dunkerque. Tres Oscar muy merecidos. Y es que llevar la guerra y los sonidos de la guerra a las salas de cine no resulta una tarea nada fácil. Además, la película de Christopher Nolan ha sido la décimoctava película más taquillera de 2017. Estrenada el pasado mes de julio, Dunkerque aterrizó en las salas como el primer blockbuster veraniego de arte y ensayo.

Sin sorpresa en el Montaje de Sonido, Mejor Sonido y Mejor Montaje, todos fueron para Dunkerque

El Oscar de Diseño de Producción fue el primer premio de La forma del agua que recogieron P. D. Austerberry, S. Vieau, J. A. Melvin. Gael García Bernal destrozó el tema principal de Coco en medio de un espectáculo patético que se convirtió algo así como la apropiación indebida de México por parte de EE.UU. La película de la factoría Disney se alzó con el Oscar a la Mejor Película de Animación y con el premio a la Mejor Canción por Remember me. “¡Viva Latinoamérica!”, gritó el equipo de Star Wars tras abrir el sobre de la Mejor Película.

Poder latino

Rita Moreno, la primera latina que ganó un Oscar por su trabajo en West side story, entregó el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa para Una mujer fantástica, de Sebastián Lelio. Protagonizada por Daniela Vega, la primera transgénero en presentar un Oscar, la película narra la historia de una mujer transexual que pierde a su marido y la familia no la acepta como viuda. Sebastián Lelio recogió el segundo Oscar en la Historia de Chile y primero en esta categoría.

“Lo he hecho yo todo sola”, declaró Allison Janney al recoger el premio a la Mejor Actriz Secundaria por su trabajo en Yo Tonya, la película que revive los hechos acaecidos antes de los Juegos Olímpicos de Lillehammer’94, cuando la patinadora Tonya Harding contrató a un matón para partir las piernas a su rival Nancy Kerrigan.

Dear Basketball de Glen Keane, la versión animada de la carta que escribió Kobe Bryant tras su retiro del baloncesto, se alzo con el Oscar al Mejor Corto de Animación. Por su parte, el Mejor Corto Documental fue para Heaven is a traffic jam on the 405 y el Mejor Corto de Acción Real se lo llevó The silent child, la historia de una niña sorda de cuatro años que viven en el silencio hasta que le enseñan a comunicarse.

El Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa fue para Una mujer fantástica, de Sebastián Lelio

La secuela de Blade Runner se tuvo que conformar tan solo con el premio a los Mejores Efectos Visuales, por muy buena que sea, parece muy difícil superar la historia que Ridley Scott estrenó en 1982, para ello era necesario contar con una serie de parámetros que no alejaran su estética de la original, no obstante este filme de ciencia ficción no sería lo que es si no contara con las ingentes cantidades de efectos visuales.

El que se suponía iba a ser el momento más álgido de la noche fue supercutre. Jimmy Kimmel, Gal Gadot, Mark Hamill, Guillermo del Toro y otras estrellas trasladaron la gala al cine situado enfrente del teatro. El público de la sala estaba viendo una película cuando aparecieron los actores de Hollywood y se desató el delirio. “Hemos venido a daros las gracias literalmente por ir al cine”, les dijo Kimmel.

Reivindicación feminista

Por fin llegó la reivindicación de la noche, de la mano de Ashley Judd, Annabelle Sciorra y Salma Hayek. Tres de las actrices que han denunciado públicamente haber sufrido abusos dieron paso a un vídeo en el que la inmigración, la política y la condena a los abusos sexuales en Hollywood reclamaron su espacio. Eso sí, fue una reivindicación demasiado institucional y solemne.

Tras el vídeo de la noche llegó el maratón de premios importantes. La academia por fin pagó la deuda que tenía con James Ivory y le entregó el Oscar al Mejor Guión Adaptado. Call me by your name era la gran favorita. En primer lugar, era la única de las cinco nominadas en esta categoría que además estaba nominada como Mejor Película. Además, James Ivory había sido nominado al Oscar en tres ocasiones y nunca lo había ganado. Sus tres nominaciones anteriores fueron por Una habitación con vistas, Regreso a Howards End y Lo que queda del día. Con 89 años, Ivory se convierte en el oscarizado más anciano de la historia.

La favorita era Tres anuncios en las afueras, pero Jordan Peele, que ya se impuso la noche anterior en los Spirit Awards, contra todo pronóstico se alzó con el Oscar al Mejor Guión Original por Déjame salir. Peele no se lo podía creer.

Sandra Bullock, que aprovechó para burlarse de la presión que sufren las actrices con el paso del tiempo, entregó el Oscar a la Mejor Fotografía a Roger Deakins por Blade Runner 2049. Ya tocaba. Deakins contaba con 14 nominaciones y nunca se había subido al escenario para recoger una estatuilla. Al final no se hizo historia y Rachel Morrison no se convirtió en la primera mujer en recibir el Oscar a la Mejor Fotografía.

Al final Rachel Morrison no se convirtió en la primera mujer en recibir el Oscar a la Mejor Fotografía

A estas alturas nadie sabía cómo iba a terminar la gala. Quedaba menos de una hora y seis premios por salir. Todo iba muy retrasado. Christopher Walken entregó el Oscar a la Mejor Música Original a Alexandre Desplat por La forma del agua. El primero para la gran favorita, por lo menos hasta ese momento.

Emma Stone, protagonista de La, la land, fue la encargada de entregar el premio a la Mejor Dirección a Guillermo del Toro. Menos mal, porque ya parecía que México se lo iba a llevar todo menos él. “El cine borra fronteras en la arena”, confesó el mexicano al recoger su Oscar.

Jane Fonda y Helen Mirren presentaron el Oscar al Mejor Actor. “Es mayor que nosotras. “¡Ya es raro en Hollywood ver un hombre mayor con chicas jóvenes!”, bromeó Mirren. Sin sorpresas, Gary Oldman consiguió el Oscar por interpretar a Churchill en El instante más oscuro. “Se lo debo a mucha gente. He vivido mucho tiempo en EEUU y estoy agradecido por el amor que he tenido aquí. Mi vida, mi familia y ahora el Oscar. Es tan grande el poder cautivador para un chico de Londres, que sólo puedo dar las gracias. Ha merecido la pena la espera”. Oldman es uno de los actores más versátiles y camaleónicos de su generación y el gran ganador de esta temporada de premios. No en vano, obtuvo el Globo de Oro y el galardón del Sindicato de Actores de Estados Unidos, entre otros. La estatuilla se convierte en un justo reconocimiento a un intérprete que ha ofrecido actuaciones memorables durante las últimas tres décadas y que ya fue nominado en 2011 por su interpretación en El topo.

“Todas tenemos proyectos que poner en marcha. En unos días iremos a sus despachos, señores inclusión”

Sin sorpresas también, Frances McDormand recogió su segundo Oscar a la Mejor Actriz de manos de Jennifer Lawrence y una tullida Jodie Foster. En Tres anuncios en las afueras borda un papel que le va como anillo al dedo, el de mujer borde y decidida que busca justicia por todos los medios posibles para su hija asesinada, un crimen que nadie parece investigar. McDormand puso en pie a todas las mujeres nominadas de la sala. Sin duda, fue el mejor momento de la noche. “Todas tenemos historias que contar y proyectos que poner en marcha. En unos días iremos a sus despachos, señores inclusión”.

“Me alegra volver a veros”, exclamó Warren Beatty al subir al escenario acompañado por Faye Danaway. Los legendarios Bonnie and Clyde repetían tras el sobregate. La academia quiso resarcirles por la equivocación del año pasado. Esta vez no hubo posibilidades de error, puesto que el sobre que cobijaba el premio a la Mejor Película era azul. Sí, de otro color, para evitar que se traspapelara. La Mejor Película de 2018 es La forma del agua y Guillermo del Toro no levantó el premio hasta que leyó el sobre y se cercioró que aquello era real.

logo
México y ‘La forma del agua’ triunfan en los Oscar 2018