Han pasado 40 años desde la primera manifestación del Orgullo en Madrid.  Entonces los gays eran los «raros». Ahora ocupan ciudades enteras, ya no viven en guetos y  llegan a ser ministros. Los raros ya son «oficiales». Pero en la última década, al lado de la manifestación institucionales, apoyadas por las grandes marcas, han surgido otras iniciativas reivindicativas en abierto contraste con las celebraciones mainstream.

En 2008 nació el Orgullo Crítico, impulsado por colectivos políticos de izquierdas del barrio madrileño de Lavapiés, donde también tuvo su primera sede Podemos. En estos 10 años la manifestación ha crecido tanto que ha tenido que trasladar su marcha al paseo del Prado y la Gran Vía.

En 1981 se celebró la primera manifestación LGBTI en Vallecas, el barrio obrero en la periferia sur tradicionalmente ligado a las luchas sociales. Desde el año pasado, la asociación Orgullo Vallekano, ha retomado la iniciativa con el objetivo de visibilizar las personas LGBTI en las periferias.

El pasado 28 de julio, el día internacional de LGBTI, el Orgullo Crítico y el Orgullo Vallekano han celebrado sus desfiles. Este año en las pancartas de ambas manifestaciones se han colado también las reivindicaciones feministas y las críticas a la sentencia de la Manada.

Javi Cristina y Bea estudiantes

Javi Cristina y Bea estudiantes G.M.P.

La víctima de la manada, presente. Javi Cristina y Bea no llegan a los 20 años. En la mano llevan un panfleto en el que se lee “Yo si te creo”. Han estado en las manifestaciones en contra de la Manada. “Me siento doblemente acosada, por mujer y por bollera. He tenido que soportar chicos que me han metido mano en discoteca o que en otras ocasiones que me han llamado chupacoños”, dice Bea. Para Javi en los institutos sigue habiendo muchas violencia hacia quien es diferente por su físico o por orientación sexual.

Marta, sociologa

Marta, sociologa G. M. P.

Reivindicaciones feministas. Marta, 25 años, compagina el trabajo con un master en sociología. Estuvo en la manifestación del 8M y se define bisexual. No le gusta el carácter excesivamente “comercial” del Orgullo oficial. “Este año en el programa se podía leer incluso “orgullo heterosexual” aunque luego los organizadores hablaron de error tipográfico. No queda nada de reivindicativo, todo está enfocado a crear negocio. Sería impensable ver la manifestación del 8M llena de publicidad y de anuncios de marcas”.

Venia, española de origen guineanav

Venia, española de origen guineana G.M.P.

Inmigración. Venia marcha en el “bloque racializado” donde se reivindica también el derecho de los migrantes a ser acogidos. Dice que “viene de aquí, de Madrid”, sin embargo sus orígenes son de Guinea Ecuatorial. Es heterosexual (o “cissexual” como se define”). Está aquí en solidaridad con las mujeres trans de color. “Existe racismo en el colectivo. A los negros se nos hipersexualizada, se nos bestializa. Nadie piensa en que la esperanza de vida de muchas trans de color es de 35 años”.

David, uno de los promotores del Orgullo en Vallecas

David, uno de los promotores del Orgullo en Vallecas JAVIER DOMÍNGUEZ

Cabalgata queer. David es uno de los portavoces de la plataforma Orgullo Vallekano, promotora de la marcha que atraviesa el tradicional barrio obrero de la capital. “En la pasada cabalgata de los Reyes Magos, cuando organizamos una carroza con la presencia de la drag queen la “Prohibida”, se cuadruplicó la asistencia. Fue un hito más para un barrio acostumbrado a las reivindicaciones sociales. No se pueden desligar los derechos LGTBI del derecho a un trabajo y una vivienda digna”.

César y Mateo, militantes LGBTI

César y Mateo, militantes LGBTI JAVIERO DOMÍNGUEZ

Desde otro barrio. César y Mateo viven en Lavapiés pero han decidido participar a la marcha de Vallecas. “La idea de llevar el Orgullo a las periferias es muy importante para conseguir visibilidad en los barrios, donde las personas viven su vida más allá de los lugares del centro destinados al ocio nocturno. Esta libertad no está del todo conseguida” dice Mateo, que también es militante del grupo Órbita diversa.

Una familia de Vallecas

Una familia de Vallecas G.M.P.

En familia. Rafa, Miguel, Asunción y Pilar son unas parejas de amigos. Vallecanos de toda la vida. Han venido con sus perritas Sena y Carmela. “Nos parece muy bien que la gente reivindique. Es la segunda o la tercera vez que venimos a esta manifestación. Estoy muy orgullosa de que en mi barrio se organicen manifestaciones como estas”, dice Asunción.

Silvia, transexual

Silvia, activista por la visibilidad trans. JAVIER DOMÍNGUEZ

Discriminación. “Las personas trans todavía sufren discriminación en las periferias. Hay agresiones verbales y algunas físicas. La cuestión es ser visible siempre, no ocultarse”, cuenta Silvia, que ha acudido a la manifestación en Vallecas. “La discriminación laboral en el colectivo trans es permanente, el desempleo roza el 85%. Poco a poco estamos introduciendo la educación a la diversidad en las escuelas. Los jóvenes trans tendrán más libertad de amar y de ser”.

Silvia y Marta, con minusvalía visual

Silvia y Marta, solidarias con el colectivo LGTB. G.M.P.

Diversidad. Silvia y Marta son amigas. Tienen 28 y 29 años. Para Marta, andaluza, es la primera vez en la manifestación del Orgullo Crítico. Silvia había estado el año pasado y decidió volver. Se define bisexual y su pareja actual “es chico”. “La diversidad nos une – dice Silvia – y tenemos que apoyarnos los unos a los otros para defender nuestros derechos”. A la hora de preguntarle si el colectivo de personas con discapacidad visual recibe el mismo apoyo, Silvia responde: “La verdad es que no sabría decir”.

Marguerita e Ila distribuyendo condones

Margarita e Ila distribuyendo condones JAVIER DOMÍNGUEZ

Salud sexual. Margarita e Ila recorren la avenida de la Albufera, en Vallecas, repartiendo condones. “Es importante aprender a cuidar de la salud sexual. El condón se usa cada vez menos y esto se ha convertido en más infecciones por VIH. Las personas han perdido miedo al sida porque ya no es una enfermedad mortal. Además sin condón se pueden contraer otras enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea o la sífilis, que hace años parecían erradicadas y sin embargo han vuelto”, dice Margarita.

Alex y Javi en apoyo a Palestina

Alex y Javi en apoyo a Palestina

Palestina en el corazón. En el Orgullo Crítico hay sitio también para otras reivindicaciones. Alex y Javi se tapan la cara porque tienen 17 años, forman parte del Comité 1-20 de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes. Llevan una pancarta con la cara de Ahed Tamini, una activista palestina encarcelada por enfrentarse a las fuerzas especiales del ejército israelí. El Orgullo Crítico ha pedido la cancelación de la actuación de Netta, en protesta por la actuación del gobierno de Israel en contra de la población palestina. La ganadora de Eurovisión ha sido invitada por el Orgullo oficial.